>
https://picasion.com/

¿Qué es Google Workspace?

Google Workspace es un paquete de productividad basado en la nube que ayuda a que los equipos se comuniquen, colaboren y realicen el trabajo desde cualquier lugar o dispositivo. Es fácil de configurar, usar y administrar, lo que permite que la empresa se centre en asuntos más importantes.

Estos son algunos aspectos destacados:
Correo electrónico empresarial para su dominio
Obtenga un aspecto profesional y comuníquese como usted@suempresa.com. Las funciones sencillas de Gmail lo ayudan a desarrollar la marca y a aumentar la productividad.

Acceso desde cualquier lugar o dispositivo
Revise el correo electrónico, comparta archivos, edite documentos, mantenga videoconferencias y mucho más, sin importar si se encuentra en su casa, en el trabajo o en la calle. Puede usar una computadora, una tablet o un teléfono para continuar con el trabajo exactamente donde lo dejó.

Herramientas de administración de nivel empresarial
La sólida configuración de administración le brinda un control absoluto sobre los usuarios, los dispositivos, la seguridad y mucho más.

Regístrese por medio de mi vínculo a fin de obtener una prueba gratuita de 14 días y envíeme un mensaje para recibir un descuento exclusivo cuando pruebe Google Workspace para su empresa.

https://referworkspace.app.goo.gl/4BSH

Que sabes sobre la iglesia primitiva

Que sabes sobre la iglesia primitiva

()

Que sabes sobre la iglesia primitiva

Noticias católicas 2019 cuenta un poco sobre la historia de la iglesia primitiva, la iglesia que fundó Jesuscristo.

Alrededor de un siglo y medio después de que Jesús construyera su Iglesia, contra el cual las puertas del infierno nunca prevalecerán (Matt.16:18).

Un hombre llamado Ireneo, el obispo de Lyon, se encargó de la lista, en orden de sucesión, de todos los obispos que hasta ahora habían sucedido a Pedro como obispo de la Iglesia de Cristo en Roma:

Los apóstoles benditos, entonces, habiendo fundado y educado la Iglesia, después de San Pedro queda en las manos de Linus la oficina del episcopado.

A él le sucedió Anacletus; y después de él, en el tercer lugar de los apóstoles, a Clemente se le asignó el obispado. A este Clemente allí sucedió a Evaristus.

Alexander siguió a Evaristus; entonces, sexto de los apóstoles, Sixto fue nombrado; después de él, Teléforo, que fue gloriosamente martirizado; entonces Higono; después de él, Pío; después de él, Anicetus.

Soter habiendo sucedido a Anicetus, Eleutherius hace ahora, en el duodécimo lugar de los apóstoles, posee la herencia del episcopado.

Como obispo en lo que ahora es Francia, ¿por qué Irenaeus tendría tanta preocupación con la historia de la Iglesia en Roma?

Nos dice: “Porque es una cuestión de necesidad que toda Iglesia debe estar de acuerdo con esta Iglesia, en cuenta de su autoridad preeminente.” 

Que sabes sobre la iglesia primitiva

Que sabes sobre la iglesia primitiva, más tarde escribe de esos doce sucesores de Pedro:

En este orden, y por esta sucesión, la tradición eclesiástica de los apóstoles, y la predicación de la verdad, han llegado a nosotros. Y esto es prueba más abundante de que hay una y la misma fe vivificante, que se ha conservado en el Iglesia de los apóstoles hasta ahora, y entregado abajo en la verdad.

Estas pocas palabras de Irenaeus son ricas en información que debe ser importante para todos los que desea ser discípulo en la Iglesia de Cristo.

En primer lugar, atestiguar la importancia del sucesor de Pedro como obispo de Roma.

La Iglesia de Roma la “autoridad preeminente” que toda iglesia debe estar acuerdo.

Históricamente, conocemos al sucesor de Pedro para ser el Papa de la Iglesia Católica y su oficio para ser el papado.

Segundo, “por esta sucesión, la tradición eclesiástica de los apóstoles” nos llega. En la Iglesia Católica, hemos llegado a llamar a esta Sagrada Tradición, o a veces, como viene “de los apóstoles”, Tradición apostólica.

Por último, por las palabras de Ireneo “una y la misma fe viva… conservada en la Iglesia”, podemos saber con certeza de que, al adherirse a la Sagrada Tradición, están abrazando la fe cristiana única, verdadera y que da vida.

En este escrito de 20 respuestas sobre, Que sabes sobre la iglesia primitiva: exploraremos la Iglesia primitiva, de Cristo a Ireneo y más allá hasta principios del siglo IV. Sucesión papal y apostólica, Tradición Sagrada, el Magisterio de la Iglesia, y mucho más llegará a la vida a través de los primeros escritos cristianos, los Padres de la Iglesia y la Iglesia.

Consejos. Vamos a ser testigos de la entrega, como Cristo destinado, del depósito auténtico de la fe en el una, verdadera Iglesia, la Iglesia Católica.

  1. ¿Qué es la Iglesia primitiva y por qué aprender sobre eso es importante?

La Iglesia primitiva es el cristianismo auténtico tal como existía durante el período más temprano en la historia de la Iglesia, abarcando desde el momento en que Cristo fundó la Iglesia hasta el siglo IV.

Este es un período marcado por persecución y martirio de los cristianos que más tarde se alivió durante el reinado de Constantino en el cuarto Siglo.

El Papa Benedicto XVI señala: “En la historia del cristianismo primitivo hay una distinción fundamental entre los tres primeros siglos y los que siguieron al Concilio de Nicea en 325. 

Muchos cristianos de hoy en día tienen poca o ninguna comprensión de la formación y el crecimiento de la Iglesia durante este período, que densifique el escenario para el cristianismo como lo conocemos hoy en día.

Que sabes sobre la iglesia primitiva
Que sabes sobre la iglesia primitiva

Sin tal entendimiento, no se dan cuenta de que el Evangelio se difundió a través de la sucesión apostólica a través de la Sagrada Tradición —la entrega fiel y autorizada de la fe cristiana—no sólo por la Escritura.

De hecho, el canon de la Escritura (la lista oficial del contenido de la Biblia) no se resolvió durante el período temprano de la Iglesia.

Eso no significa que la Escritura no jugó ningún papel, pero la Biblia no desempeña el mismo papel que en la actualidad para los cristianos no católicos.

El plan de Dios para su Iglesia está arraigado en el Antiguo Testamento y cobra vida en el Nuevo Testamento la autoridad de Pedro y de los apóstoles.

Ellos y sus sucesores apostólicos, a través de la Sagrada Tradición, salvaguardan y enseñan fielmente el depósito de la fe, de la las primeras generaciones de cristianos a nosotros hoy.

Estos los primeros escritores cristianos son testigos importantes de la auténtica fe cristiana, transmitida a través de la Edades.

Sus escritos proporcionan una gran visión de la doctrina y el funcionamiento interno de la Iglesia primitiva.

Cada vez que el error se arrastra, son los apóstoles y sus sucesores —el Magisterio de la Iglesia— los que condenan la herejía, como enseñan con la autoridad de Cristo.

En los consejos de la Iglesia, se reúnen para consultar, deliberar, y tomar decisiones sobre la enseñanza de la Iglesia y la disciplina.

Los consejos locales y los consejos ecuménicos subsiguientes deben ser acreditados por salvaguardar y la enseñanza, además de formular de manera más articulada, la auténtica fe cristiana.

A lo largo de la Iglesia temprana y hoy en día, es los sucesores de Pedro a su oficina como jefe de los apóstoles que dirigen la Iglesia.

Estos sucesores— más tarde conocido como papas, número 265 hasta la fecha.

Por lo tanto, la Iglesia Católica hoy está demostrablemente conectada con la Iglesia primitiva.

Esto se evidencia más adelante en la administración de los siete sacramentos instituidos por Jesús, que la Iglesia Católica sigue administrando Hoy.

Además, la Iglesia Católica hoy sigue aferrando a la doctrina de la Iglesia primitiva, en un estado más completamente desarrollado.


Un recorrido por Tierra Santa

Los cristianos de hoy tienen una gran deuda de gratitud a la Iglesia primitiva—Pedro y los apóstoles, sus sucesores, los primeros escritores cristianos, los Padres Apostólicos,

Padres de la Iglesia y consejos locales, para y la entrega de “la fe que de una vez por todas fue entregada a los santos” (Judas 1:3), y por permanecer firmemente “el pilar y el baluarte de la verdad” (1 Timoteo. 3:15), la Iglesia Católica.

  1. Que sabes sobre la iglesia primitiva ¿Cómo comenzó la Iglesia?

Dios planeó el recogimiento de su pueblo fiel en una sola comunidad desde el principio de la historia humana (Catecismo de la Iglesia Católica 759).

Vemos este plan jugado a lo largo de las diversas etapas de la humanidad en las Escrituras.

Por ejemplo:

El convenio del Antiguo Testamento con Abraham conduce eventualmente al establecimiento del reino de Israel, precursor de la Iglesia tal como existe hoy en día.

Como Dios más plenamente se revela a la humanidad, y el ser humano el conocimiento sobre Dios crece, la etapa se vuelve fija para que Dios se revele plenamente en Cristo, quien finalmente establece una sola comunidad de creyentes, una Iglesia verdadera.

Que sabes sobre la iglesia primitiva
Jesús nombra a los doce Apóstoles

Jesús prepara a su Iglesia nombrando doce Apóstoles.

El Catecismo (CCC) explica: “Representando a las doce tribus de Israel, son la base piedras de la nueva Jerusalén.

Los Doce y los otros discípulos comparten la misión de Cristo y su poder, pero también en su lote.

Por todas sus acciones, Cristo se prepara y construye su Iglesia”.

Durante su ministerio en la Tierra, Jesús señala el apóstol Simón Bar-Jona para ser la cabeza de su nueva Iglesia, que existirá hasta el fin de los tiempos:

“Y yo te digo, Tu es Pedro, y en esta roca voy a construir mi Iglesia, y los poderes de la muerte no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18; véase también Juan 1:42).

Con estas palabras, Jesús cambia el nombre de Simón a Pedro, que significa “roca”. En arameo, el idioma que Jesús habló,

El nuevo nombre de Simón es Kepha (o Cephas), lo que significa una roca considerable utilizable como base de un edificio.

Kepha se traduce al griego como Petros, de la que obtenemos Peter en inglés.

Jesús continúa y le da a Pedro una autoridad especial sobre su Iglesia: “Te daré las llaves del reino de los cielos, y lo que se atan en la tierra será atado en el cielo, y lo que sea que desatas en la tierra será desatado en el cielo” (Mateo 16:19).

Pedro y los otros apóstoles que escuchan esta proclamación entienden estas claves simbólicas para ser la propia autoridad de Jesús sobre su Iglesia en su ausencia.

Tal entrega de autoridad del Rey era conocida por los judíos y su imagen en el Antiguo Testamento que prevé que Eliakim se le dé autoridad como mayordomo real del Rey Ezequías sobre el reino de Israel (Isaías 22:20–22).

 Así como Dios le da a Eliakim las llaves del reino de Israel, Jesús le da a Pedro las llaves de su reino.

Y así como Eliakim “será un padre” para Israel (Isa. 22:21), Pedro (y sus sucesores) dirige a la Iglesia como un padre espiritual, como papá, o Papa.

La autoridad para “atar y desatar” (“abrir y cerrar”) se da primero a Pedro y más tarde a los apóstoles bajo él también.

El Catecismo explica:

El “poder de las llaves” designa la autoridad para gobernar la casa de Dios, que es la Iglesia.

Jesús el Buen Pastor, confirmó este mandato después de su resurrección: “Alimenten a mis ovejas” (Juan 21:15–17).

El poder de “vincular y soltar” connota la autoridad para absolver los pecados, para juicios, y para tomar decisiones disciplinarias en la Iglesia.

Jesús confió esta autoridad a la Iglesia a través del ministerio de los apóstoles y en particular a través del ministerio de Pedro, el único a quien confió específicamente las llaves del reino (553).

Habiendo establecido una jerarquía autorizada para su Iglesia, Jesús demuestra que tiene la intención de la Iglesia para ser una comunidad de creyentes con una jerarquía continua y visible aquí en la Tierra.

Por ejemplo, describe un procedimiento que involucra a los pecadores en la Iglesia:

Si tu hermano pecado contra ti, ve y dile su culpa, entre usted y él solo. Si escucha tú has ganado a tu hermano.

Pero si lo que hace es no escuchar, lleva a uno o dos más junto con usted, que cada palabra puede ser confirmada por la evidencia de dos o tres testigos.

Si se niega a escuchar ellos, díselo a la Iglesia; y si se niega a escuchar incluso a la Iglesia, que sea para ustedes como gentil y un recaudador de impuestos (Mateo 18:15–17).

Claramente, Jesús fundó la Iglesia como una comunidad de discípulos con acceso tangible a la autoridad de Pedro y de los apóstoles.

Poco después de la Ascensión, todo esto se manifestó al mundo:

“Cuando la obra que el Padre dio al Hijo para hacer en la tierra se logró, el Espíritu Santo fue enviado el día de Pentecostés para que pueda santificar continuamente a la Iglesia.

Entonces la Iglesia fue abiertamente mostrado a las multitudes y la difusión del evangelio entre las naciones, a través de la predicación,

  1. ¿Cómo se difundió el Evangelio en la Iglesia primitiva?

Muchos cristianos no católicos hoy en día imaginan que el Evangelio se difundió durante el período temprano de la Iglesia de la misma manera que los no católicos afirman propagarse hoy en día: enseñando exclusivamente de la Biblia.

Ellos involuntariamente cometen un error de anacronismo.

Ciertamente, la Escritura del Antiguo Testamento desempeñó un papel importante en la Iglesia primitiva, pero la Escritura del Nuevo Testamento no lo hizo.

¿Cómo se puede difundir el Evangelio sin usar el Nuevo Testamento?

El libro de los Hechos de los Apóstoles proporciona una instantánea de cómo los apóstoles y sus sucesores en realidad se dedicaron a difundir el Evangelio en el primer siglo.

Lucas nos dice que Pablo y Silas fueron enviados a Berea:

Cuando llegaron entraron en la sinagoga judía.

Ahora bien, estos judíos eran más nobles que los en Tesalónica, porque recibieron la palabra con todos los anhelos, examinando las Escrituras diariamente para ver si estas cosas eran tal.

Por lo tanto, muchos de ellos creían, con no pocas mujeres griegas de alto standing y hombres (17:10–12).

Lucas elogia a los Bereans por ser más nobles que los tesalonicenses porque recibieron ansiosamente “la palabra.”

También examinaron las Escrituras para ver si la palabra fuera verdadera.

¿Quiénes eran los Bereans? ¿Qué fue “la palabra” que recibieron y qué pasajes de las Escrituras examinaron?

Los Bereans, nos dicen, eran principalmente judíos (y algunos griegos).

La palabra que recibieron fue la enseñanza acerca de Jesús, esa misma enseñanza que Pablo suma en su primera carta a los Corintios: “Porque te entregué como primera importancia lo que también recibí, que Cristo murió por nuestros pecados de acuerdo con las escrituras” (1 Corintios 15:3).

Las Escrituras mencionadas aquí por Pablo son las mismas Escrituras que los Bereans examinaron: las Escrituras del Antiguo Testamento.

Estos fueron sólo las Escrituras de la época, ya que no existía ninguna Escritura del Nuevo Testamento en ese momento.

La mayor parte del Nuevo Testamento todavía no había sido escrito, y lo que se había escrito aún no había sido canonizado con el fin de alcanzar el estatus de Escritura. (véase la respuesta 18).

Así que este es un grupo de personas se les enseña sobre el cristianismo antes de la existencia del Nuevo Testamento.

Escucharon ansiosamente mientras examinaban las Escrituras del Antiguo Testamento.

Esto tiene sentido cuando entendemos este evento en su contexto histórico.

El evento ocurrió durante el segundo viaje misional de Pablo. En sus viajes, Pablo enseñó las buenas noticias del cristianismo, como Jesús le había encargado hacer.

Como converso judío al cristianismo mismo, conocía bien las escrituras judías, y sabía que profetizaban sobre Jesús.

Sin duda explicó estas Escrituras para iluminar a otros judíos sobre la verdad del cristianismo.

Estos judíos tendrían que examinar sus Escrituras del Antiguo Testamento para ver si lo que Pablo estaba diciendo tenía sentido.

Lo hizo, y muchos judíos, incluyendo algunos de los Bereans, se convirtieron en cristianos.

Este método fue la forma principal en la primera propagación del Evangelio.

Esta enseñanza oral es un ejemplo de lo que la Iglesia Católica llama Tradición Sagrada.

El Catecismo explica: La Tradición aquí en cuestión proviene de los apóstoles y manos en lo que recibieron de la enseñanza y el ejemplo de Jesús y lo que aprendieron del Espíritu Santo.

La primera generación de cristianos todavía no tenía un Nuevo Testamento escrito, y el Propio Nuevo Testamento demuestra el proceso de la Tradición Viva. 

Otros ejemplos de difusión del Evangelio al explicar las Escrituras del Antiguo Testamento utilizando la Sagrada Tradición son abundante en los Hechos de los Apóstoles.

Por ejemplo, en el día de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo desciende sobre los apóstoles, Pedro, el primer Papa, enseña en consecuencia. (2:22–36).

Esteban, el primer mártir cristiano, propaga el Evangelio de manera similar (6:8–7:53).

Pablo enseña lo mismo en Salamis (13:13–41). El apóstol Felipe usó este método de difundir el Evangelio con el eunuco etíope después de observarlo leyendo de Isaías: ¿Ha entender lo que estás leyendo?  Y [el eunuco] dijo: ‘¿Cómo puedo, a menos que alguien me guíe?

 Y él invitó a Felipe a subir y sentarse con él, Felipe abrió la boca, y a partir de este pasaje de las Escrituras le contó la buena nueva de Jesús” (8:30–35). 

Muchos más ejemplos a lo largo del Nuevo Testamento podrían ser citados.

A lo largo del período temprano de la Iglesia (y más allá), la Iglesia Católica protegió y enseñó la plenitud de la fe cristiana utilizando la Sagrada Tradición.

Esta fe se completa sólo cuando se incluye la Sagrada Tradición.

El Catecismo lo resume bienEsta transmisión viviente, realizada en el Santo Espíritu, se llama Tradición, ya que es distinta de Sagrada Escritura, aunque estrechamente relacionada con ella.

A través de la Tradición, la Iglesia, en su doctrina, la vida, y la adoración, perpetúa y transmite a cada generación todo lo que ella misma es, todo lo que ella cree.

Los dichos de los santos Padres son un testimonio a la presencia que da vida de esta Tradición, mostrando cómo sus riquezas se derraman en la práctica y vida de la Iglesia, en su creencia y en su oración (78).

  1. ¿Cómo creció la Iglesia primitiva?

Como vimos en la respuesta 2, Jesús fundó la Iglesia sobre Pedro como jefe de la jerarquía apostólica de la Iglesia.

Los primeros discípulos de Cristo sabían que debían seguir Pedro y los apóstoles porque fueron enviados por Jesús.

De hecho, la palabra apóstol deriva del griego apostolos, que denota uno que es enviado como un mensajero con la autoridad del remitente. Jesús dijo,

“El que te oye me oye, y el que te rechaza me rechaza, y el que me rechaza, rechaza al que envió yo” (Lucas 10:16).

Jesús preparó a los apóstoles para sus funciones inmediatamente antes de su pasión, muerte y resurrección.

En La última cena, les prometió que el Padre ” enviaría otro consejero, para estar con ustedes para siempre el Espíritu Santo.

El los guiará hacia toda la verdad” (Juan 14:16, 26; 16:13). Entonces, justo antes de su ascensión, Jesús dio a los apóstoles la “Gran Comisión”, instruyéndoles: “Ve y haz discípulos a todas las naciones, bautizándolas en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo lo que yo os he mandado; y he aquí, estoy con Ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28:19–20).

Por lo tanto, la misión de hacer crecer la Iglesia, así como los qué para hacerlo, se confió a Pedro y los apóstoles.

El día de Pentecostés, apenas diez días después de la Ascensión, esto se manifestó de una manera espectacular:

Cuando el día de Pentecostés había llegado, ellos [los apóstoles] estaban todos juntos en un solo lugar.

Y de repente un sonido vino del cielo como la prisa de un viento poderoso, y llenó toda la casa donde estaban sentados.

Y se les aparecieron lenguas como de fuego, distribuidos y descansando en cada uno de Ellos.

Y todos estaban llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, como el Espíritu les dio la expresión (Hechos 2:1–4).

Desde Pentecostés hacia adelante, cualquiera que quisiera seguir a Cristo necesitaba seguir a Pedro y a los apóstoles, guiado según el Espíritu Santo.

Pero esos hombres no iban vivir para siempre.

Que sabes sobre la iglesia primitiva

Aun así, sabían que Jesús pretendía su misión y autoridad para continuar hasta que venga de nuevo (Mateo 16:18; 28:20).

¿Cómo se desplazaron este enigma aparente? Nombraron a otros para sucederles.

Vemos la primera evidencia de esto en su nombramiento del reemplazo de Judas:

[Pedro dijo,] “Así que uno de los hombres que nos han acompañado durante todo el tiempo que el Señor Jesús fue entrar y salir entre nosotros, comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que fue tomado de nosotros, uno de estos hombres debe llegar a ser con nosotros un testimonio de su resurrección.”

Y presentaron dosJosé llamado Barsabas, que fue apellido Justus, y Matthias.

Y oraron y dijeron: “Señor, que conoces los corazones de todos los hombres, muéstranos cuál de estos dos que has elegido debe tomar el lugar en este ministerio y apostolado de los cuales Judas se volvió a un lado, para ir a su propio lugar.

Y lanzan lotes para ellos, y el lote cayó sobre Matías; y fue inscrito con los once apóstoles (Hechos 1:21–26).

Pedro y los apóstoles también sabían que hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28:19) requerirían más de doce hombres.

(De hecho, Jesús mismo nombró a Pablo además de los demás— ver Hechos 9:1–19.)

Por lo tanto, nombraron aún más sucesores con autoridad para unirse a su obra misional: “Y cuando habían nombrado líderes para ellos en cada iglesia, con la oración y el ayuno que prometieron ellos al Señor en quien creían” (Hechos 14:23).

La evidencia posterior de esto se encuentra en la primera carta de Pablo a Timoteo (uno de esos ancianos), en el que Pablo instruye Timoteo: “Hasta que yo llegue, atiende a la lectura pública de Escritura, predicación, enseñanza.

No descuide el regalo que tienes, que te fue dado por la declaración profética cuando el consejo de ancianos puso sus manos sobre tú.

Practica estos deberes, dedícate a ellos, así que todos pueden ver su progreso.

Ten cuidado a ti mismo y a vuestra enseñanza; aferrarse a eso, porque al hacerlo salvará a sí mismo y a sus oyentes” (4:13–16).

Tenga en cuenta que Pablo escribe de los deberes de Timoteo asociados con el don “dado por la expresión profética cuando el consejo de ancianos puso sus manos sobre ti.

Los católicos reconocen que este “don” es el sacramento de las órdenes sagradas, que introduce a los hombres en el episcopado, presbiterio, o diaconado (hacer obispos, sacerdotes, y los descongestiono, respectivamente) y es necesario para la auténtica sucesión apostólica.

El Catecismo explica: Nadie puede darse el mandato y la misión de proclamar el Evangelio.

El enviado por El Señor no habla y actúa bajo su propia autoridad sino en virtud de la autoridad de Cristo; no como miembro de la comunidad, pero hablando con ella en nombre de Cristo.

Nadie puede conceder gracia a sí mismo; debe se les dé y se ofrezcan. Este hecho presupone ministros de gracia, autorizados y empoderados por Cristo.

De él, los obispos y sacerdotes reciben la misión y facultad (“el poder sagrado”) para actuar en persona Christi Capitis; los diáconos reciben la fuerza para servir al pueblo de Dios en la diaconía de la liturgia, palabra, y la caridad, en comunión con el obispo y su presbiterio.

Por último, los escritos de Pablo proporcionan pruebas tempranas de que al menos algunos de los designados por los apóstoles había autoridad para seguir adelante y nombrar a otros.

A Timoteo Pablo le escribe: “Lo que has oído de mí antes muchos testigos confían a los hombres fieles que serán capaz de enseñar a los demás también” (2 Timoteo 2:2).

Y a Tito que escribe: “Esta es la razón por la que te dejé en Creta, que podría modificar lo que era defectuoso, y nombrar a los ancianos en cada pueblo como yo te dirigí” (Tito 1:5).

Por lo tanto, vemos que la Iglesia primitiva creció a través de sucesión apostólica conferida por el sacramento de las órdenes sagradas.

  1. ¿Quiénes fueron algunos de los primeros sucesores de los apóstoles, y ¿por qué son importantes?

Los primeros sucesores de los apóstoles son importantes porque son testigos de la continuación de la Sagrada Tradición transmitida por los apóstoles.

En otras palabras, son generaciones de escritores cristianos—muchos de los cuales eran obispos, que enseñaron y protegieron de la corrupción “la fe que una vez fue para todos los que se entregan a los santos” (Judas 1:3).

Ya en la Escritura del Nuevo Testamento, encontramos a los sucesores apostólicos a los que se les confía el depósito de Fe.

Tito, nombrado por Pablo, es un ejemplo (Tito 1:5).

Aquí vemos a Pablo, un apóstol, dirigiendo a Tito, un sucesor, para nombrar ancianos —más sucesores— en cada ciudad.

Pablo escribe de manera similar a Timoteo (2 Timoteo 2:2).

Cuatro generaciones de sucesión apostólica están a la vista aquí: primero Pablo enseñando a Timoteo, luego Timoteo confiando esa misma enseñanza a otros hombres fieles, y finalmente esos hombres fieles que enseñan a otros.

Los sucesores apostólicos cumplieron funciones similares a las de los apóstoles.

Que sabes sobre la iglesia primitivaEstos sucesores llegaron a ser conocidos como Padres de la Iglesia, porque en el papel patrístico de los apóstoles. en efecto Pablo escribe (de Timoteo y de sí mismo), “Como un hijo con un padre que ha servido conmigo en el Evangelio” (Flp. 2:22).

Así como Pablo se vio a sí mismo como una figura paterna para Timoteo, sucesores apostólicos se convirtieron en vistos como padres de sus propias generaciones y más allá.

Los Padres de la Iglesia de la primera generación son a menudo llamados Padres Apostólicos debido a su proximidad en el tiempo a los propios apóstoles.

Algunos de sus escritos son similares a las cartas del Nuevo Testamento de Pablo.

Eso es importante enfatizar que sus escritos no enseñan una nueva doctrina propia.

En su lugar, enseñan de acuerdo con lo que se les ha entregado por los apóstoles y sus contemporáneos.

Buscando sus escritos, podemos ver cómo la doctrina y la disciplina cristianas tempranas se entendieron durante la era apostólica y pos apostólica.

Estos son algunos padres apostólicos bien conocidos y algunas de sus contribuciones a la Iglesia primitiva:

  • El Papa San Clemente I (Clemente de Roma) fue el cuarto Papa (después de Pedro, Linus y Cleto), reinante del 88 al 97 d.C. Escribió una carta a la iglesia en Corinto (una iglesia a la que Pablo también había escrito) probablemente una década o más antes de convertirse en Papa.
  • Eso es uno de los primeros escritos cristianos conocidos fuera del Nuevo Testamento. En ella, Clemente exhorta a la paz y la armonía en esta iglesia que ha visto recientemente una toma de liderazgo contundente. Cita extensamente del Antiguo Testamento, así como de los escritos de Pablo (incluyendo, al parecer, de 1 Corintios).
  • San Ignacio de Antioquía fue el tercer obispo de Antioquía (después de Pedro y Evodius).
  • Era discípulo del apóstol Juan y también fue enseñado por Pablo en Antioquía (véase la respuesta 9). Escribió cartas a otras seis iglesias, así como uno a su amigo Polycarp, obispo de Esmirna, como Ignacio estaba siendo transportado desde Antioquía a Roma para ser ejecutado alrededor del 110 d.C.
  • El contenido de las cartas de Ignacio es invaluable. Además de contemplar su propio martirio inminente, contrarresta la enseñanza falsa en la Iglesia y exhorta a la unidad, especialmente con respecto al obispo, y el importante papel que desempeña el obispo en la Iglesia.
  • San Policarpo, obispo de Esmirna, también fue discípulo del apóstol Juan.
  • Escribió una carta a la iglesia en Filipo (una iglesia que Pablo también había escrito) en respuesta a una carta que los filipinos le habían escrito.
  • En ella, Polycarp se basa en gran medida en escritos cristianos que más tarde serían canonizados como Nuevas Escritura del Testamento (véase la respuesta 18).

Está claro que La intención de Polycarp, aunque en gran medida de naturaleza pastoral, es aferrarse a la Sagrada Tradición que había ha sido entregado a él.

Aunque no se atribuyó a un Padre de la Iglesia específico, otro escrito importante de (alrededor de 50 d.C.) es el Didache (también conocido como La Enseñanza de los Doce Apóstoles).

Este documento enseña la doctrina cristiana y establece las primeras disciplinas en la Iglesia.

Es un recurso maravilloso para buscar una comprensión de la enseñanza y el trabajo de la Iglesia primitiva.

Otros Padres Apostólicos incluyen Hermas de Roma y San Papias de Hierápolis.

Adicional importante escritos de autoría específica desconocida o no atribuida del período incluyen Segundo Clemente, El martirio de Polycarp, la Epístola de Bernabé, la Epístola a Diogneto, y el fragmento de Quadratus.

Los primeros escritos de la Iglesia, como las cartas de los Padres Apostólicos, proporcionan una gran visión de la doctrina y el funcionamiento interno de la Iglesia primitiva.

También establecen el escenario para el período pos apostólico y la Iglesia Padres de esa época.

  1. ¿Quiénes fueron algunos de los sucesores posteriores de los apóstoles, y ¿por qué son importantes?

Muchos escritores cristianos tempranos importantes siguieron las huellas de los Padres Apostólicos.

Sus escritos dan una ventana a la fe y las prácticas de los primeros Iglesia a medida que seguía creciendo.

Sus enseñanzas son construidas sobre el depósito de la fe, ya que se entregó a través de la Sagrada Tradición.

Como tal, son tempranos testigos de la auténtica fe cristiana.

Como usted quiere ver, muchos de sus escritos se ocupan del desarrollo de la Fe como la Iglesia llegó a entenderla mejor.

Además, sus escritos se ocupan de errores de la fe como los Padres combatieron las herejías que se deslizaron en la Iglesia primitiva.

Aquí se incluyen varios de los Padres más prominentes de la Iglesia primitiva, junto con otros destacados escritores cristianos que eran sus contemporáneos.

  • San Justín Mártir vivió y escribió durante el siglo II a medida que la Iglesia continuaba creciendo.
  • Él convertido al cristianismo después de años de estudios filosóficos.
  • Luego fundó una escuela en Roma. Como filósofo, fue experto en explicar tanto la fe cristiana y la defensa contra la los desafíos del paganismo del segundo siglo y el judaísmo.
  • Sus escritos supervivientes incluyen dos disculpas (es decir, dos obras de apologética, cada una titulada Apología) y Diálogo con el hebreo, Tryphon.
  • Fue conocido como Justin Mártir porque fue decapitado durante la persecución cristiana bajo el Emperador Marco Aurelio.
  • Justin se hizo conocido como el mayor apologista del siglo II, y es un santo patrón de los apologistas hoy en día.
  • San Ireneo de Lyon estudió con el Padre Apostólico San Policarpo de Esmirna.
  • Por lo tanto, en sus escritos, ver la Tradición Sagrada, ya que llegó a él de Polycarp, que era discípulo del apóstol Juan, que fue enseñado por Jesús mismo.
  • Irenaeus, como obispo de Lyons, comentó la secta gnóstica de los cristianos que se había extraviado de la Tradición Sagrada y se adhirió a la herejía del dualismo, que enseñó que otro ser —no Dios— fue responsable de la materia en el universo, por lo que los gnósticos que profesan dualismo a menudo ven materia como algo malo.
  • La escritura más grande de Irenaeus se conoce como contra herejías.
  • Tertulliano de Cartago fue un converso al cristianismo que escribió durante el segundo y principios de tercer siglo.
  • Escribir para evangelizar su cultura y defender el cristianismo contra el paganismo, Tertullian se convirtió en un adepto apologista de su época, escribiendo su propia disculpa.
  • Se le atribuye no de primera vez articulando a la Trinidad como tres personas de una Sustancia.
  • Trágicamente, Tertullian más tarde cayó preso al autoproclamado profeta Montanus de Pepuza. Desde que murió como un adherente a la herejía montanista, no es honrado como un santo, y, técnicamente, es considerado un “escritor eclesiástico”, no un Padre de la Iglesia.
  • San Cipriano de Cartago, obispo de Cartago (en la actual Túnez), vivió y escribió en el siglo III. Escribiendo en medio de la persecución cristiana, Cipriano trataron asuntos relativos a los cristianos caducados, entre otras cuestiones.
  • Fue martirizado en 258.
  • San Hipólito de Roma vivió a finales del segundo y principios del tercer siglo. Estudiante de Ireneo de Lyon, comentó herejías y doctrinas falsas en la iglesia primitiva. Fue martirizado en 235.
  • Origen de Alejandría enseñó y escribió en Alejandría en el siglo III.
  • Es conocido por, entre otras cosas, enseñando exégesis de la Escritura en su sentido junto con su sentido literal, a la luz de la Sagrada Tradición (véase CCC 113), así como la introducción de Lectio Divina.
  • Origen también escribió obras de apologética, incluyendo tanto contra el gnosticismo como el marcionismo, una mezcla herética de enseñanza gnóstica y antisemita.
  • Al igual que Tertullian, Origen no es honrado como un santo porque su enseñanza posterior se desvió en territorio teológicamente poco sólido.
  • Al igual que con Tertullian, se le considera un “escritor eclesiástico”, no un Padre de la Iglesia.
  • Eusebio fue obispo de Cesarea a principios de del siglo IV, incluso durante el Consejo de Nicaea en 325, en la que participó.
  • Junto sus esfuerzos en el primer consejo ecuménico, este escritor eclesiástico es recordado por su invaluable trabajo de diez volúmenes sobre la historia de la Iglesia comienzo hasta justo antes del Concilio de Nicaea, titulado Historia Eclesiástica.
  • Además de los escritos de estos cuatro grandes Padres de la Iglesia y sus contemporáneos, escritos importantes de autoría específica desconocida o no atribuida nos llegan de este período de La historia de la Iglesia también. Aquí se incluyen dos documentos tan importantes.

El Protoevangelio de Santiago (también conocido como Evangelio de Santiago, el Libro de Santiago y la Infancia Evangelio de Santiago) es un documento escrito a mediados del siglo II en apoyo de la Virginidad Perpetua de María.

El autor, escribiendo como un supuesto hermanastro de Jesús (a través de José), cuenta la historia de cómo José, un viudo mayor, toma a María, una virgen consagrada, por su esposa.

Si los hechos de la historia son verdaderos o no nunca ha sido resuelto por la Iglesia, pero este protoevangelo (que significa “primer evangelio”) es un testimonio de la creencia temprana de la Iglesia en la Virginidad perpetua de María.

El fragmento de Muratorian es un fragmento restante de un documento de la segunda mitad del segundo siglo que arroja luz sobre el desarrollo de la Canon del Nuevo Testamento (la lista de libros en el Nuevo Testamento).

  • Este documento incluye la mayoría, pero no todos, de los libros que más tarde serían reconocido con autoridad por la Iglesia.
  • También incluye dos libros que no serían reconocidos. El valor de este documento, en parte, es su demostración de un canon en desarrollo, pero inquieto de la Escritura.

Escritos de los Padres de la Iglesia y otros primeros.

Los escritos cristianos iluminan la doctrina y las prácticas de la Iglesia primitiva bajo la guía de la Espíritu Santo como Jesús prometió (Mateo 28:19–20; Juan 14:16, 26; 16:13).

Al tratar el desarrollo doctrinal y la disidencia doctrinal (es decir, herejes), a la entrega constante del depósito de la fe. Nos dan una idea de la enseñanza autorizada autoridad —el Magisterio— de la Iglesia Católica.

  1. ¿Cómo era el Magisterio en la iglesia primitiva?

Como hemos visto, al entregar la Sagrada Tradición, a los Padres de la Iglesia les pareció necesario contrarrestar el error y la heredad al colarse en la Iglesia primitiva.

Esto no era nada nuevo; enseñanza falsa era algo que los apóstoles y sus sucesores trataron desde los primeros días.

Con Pedro y sus sucesores papales a su cabeza, los apóstoles y sus obispos sucesores sabían que eran los únicos cristianos que enseñaban con la autoridad de enseñanza apostólica de Cristo.

Su oficina de enseñanza llegó a ser conocida como el Magisterio de la Iglesia (del latín magister, que significa “maestro”).

Es el papel del Magisterio enseñar el depósito de la fe auténticamente en todas las épocas, para protegerlo de la corrupción, y a resolver disputas al respecto.

Por lo tanto, Pedro, Pablo y otros advirtieron a los cristianos que tengan cuidado con los falsos maestros.

Por ejemplo, en cuanto a una interpretación auténtica de la Escritura, Pedro escribió: “Ninguna profecía de la Escritura es una cuestión de propia  interpretación, porque ninguna profecía nunca vino por el impulso del hombre, pero los hombres movidos por El Espíritu Santo hablaron de Dios” (2 P. 1:20–21).

En otras palabras, la Escritura fue escrita por hombres inspirados por el Espíritu Santo, por lo que debe ser interpretado por los hombres bajo la guía del Espíritu Santo como Jesús prometió.

El catecismo explica:

La tarea de dar una interpretación auténtica de la palabra de Dios, ya sea en su forma escrita o en la forma de Tradición, ha sido confiada a los vivos oficina de enseñanza de la Iglesia solamente.

Su autoridad en este asunto se ejerce en el nombre de Jesucristo.

Esto significa que la tarea de interpretación ha sido confiada a los obispos en comunión con el sucesor de Pedro, obispo de Roma (cf. Dei Verbum 10).

Pedro pasó a advertir acerca de aquellos que interpretan la escritura aparte del Magisterio: “Habrá falsos maestros entre ustedes, que traerán en secreto herejías destructivas, incluso negando al Maestro que los compro, trayendo sobre sí una rápida destrucción” (2 P. 2:1).

Del mismo modo, Pablo instruyó: “Mantente firme y mantente firme a las tradiciones que nos enseñaron, ya sea por boca a boca o por letra” (2 Tes. 2:15), y “si hay uno se niega a obedecer lo que decimos en esta carta, tenga en cuenta que hombre, y no tiengan nada que ver con él, que puede ser avergonzado.

No lo mires como un enemigo, pero advierte como hermano” (3:14–15).

Además, escribe: “Te felicito porque me recuerdas en todo y mantener las tradiciones aun cuando he entregado “A ustedes” (1 Corintios 11:2).

En la carta a los hebreos, leemos: “Recuerda vuestros líderes, los que os hablaron la palabra de Dios; considerar el resultado de su vida, e imitar su Fe.

Jesucristo es el mismo ayer y hoy y para siempre. No te deshagas por diversos y extrañas enseñanzas; porque está bien que el corazón se fortalezca por gracia, no por alimentos, que no han beneficiado a sus adherentes” (Heb. 13:7–9).

Además: “Obedecen a sus líderes y acompáñenlos a ellos; porque están vigilando sobre vuestras almas, como hombres que tendrán que dar cuenta.

Que hagan esto con alegría, y no tristemente, porque eso no los desanime” (v. 17).

Además, llegaron los momentos en la Iglesia primitiva cuando incluso los del Magisterio necesitaban consultar entre ellos, bajo la guía del Santo Espíritu, para arreglar las cosas.

Por ejemplo, cuando San Pablo evangelizó en Antioquía, surgió una disputa entre los discípulos si los cristianos gentiles necesitaban o no mantener la Ley mosaica.

Los cristianos judíos en la comunidad siguieron innecesariamente siguiendo las leyes judías, y se espera que los conversos gentiles para hacer lo mismo.

En los hechos de los Apóstoles, Lucas relata la historia de cómo Pablo fue a resolver esta disputa: tomó el asunto con sus hermanos apostólicos en el Magisterio de la Iglesia.

Reunidos allí en Jerusalén, se establecieron el asunto de la declaración, “Ha parecido bueno al Espíritu Santo y para nosotros” (15:28). ¡Este era el Magisterio en acción! Esta reunión en Jerusalén se llama comúnmente el Consejo de Jerusalén.

Proporciona una mirada de las Escrituras el Magisterio que se une en la Iglesia primitiva para resolver los asuntos bajo la dirección del prometido Espíritu Santo. Es el primero de muchos consejos de este tipo.

  1. ¿Qué son los consejos de la Iglesia, y qué propósito ¿Sirvieron en la Iglesia primitiva?

Un consejo de la Iglesia (o sínodo) es una reunión de obispos que se unen para consultar, deliberar y hacer decisiones acerca de la enseñanza y la disciplina de la Iglesia.

Nosotros ya hemos visto que la Escritura da testimonio de tales cosas, una reunión en el Consejo de Jerusalén en el primer siglo (véase la respuesta 7).

Este consejo ejemplifica el escenario de cómo asuntos doctrinales y disciplinarios se resolvería a lo largo de la historia de la Iglesia.

Los sitios aquí se enumeran donde varios de los más significativos los consejos se celebraron en la Iglesia primitiva.

  • Arabia (Bostra): Aquí se celebraron dos consejos a mediados del siglo III. Origen (un escritor eclesiástico) argumentó con éxito contra una herejía que el alma muere cuando una persona muere y es más tarde resucitado con el cuerpo.
  • Cartago: Varios consejos se celebraron en Cartago en África a mediados del siglo III con el Padre de la Iglesia St. Ciprian, obispo de Cartago, Preside. A medida que la Iglesia primitiva se sometió a persecución, muchos cristianos se alejaron, cayó, o lapsi. Los consejos de Cartago son más destacados por ocuparse de cuestiones relativas a la forma en que la Iglesia lidió con la lapsi.
  • Iconio: En otro consejo de mediados del tercio siglo, los obispos se reunieron en Iconium (en la Turquía moderna) para abordar la cuestión del rebautismo de conversos de la herejía montanista.
  • Antioquía: Se celebraron al menos tres consejos en Antioquía entre 264 y 269. De particular preocupación era el asunto de la herejía paulina sobre la unión hipostática, o la relación entre la naturaleza humana y divina de Cristo. El Catecismo dice de este consejo: “En el siglo III, la Iglesia en un consejo en Antioquía tuvo que afirmar contra Pablo de Samosata que Jesucristo es Hijo de Dios por naturaleza y no por adopción” (465).
  • Elvira: Este fue el lugar en España de un consejo celebrada a principios del siglo IV. Diecinueve obispos asistieron y trataron asuntos de disciplina (no doctrina) que van desde ciertos sacramentos hasta relaciones de la Iglesia con los no cristianos.
  • Ankara (Ancyra): En 314, el año siguiente a la Edicto de Milán, que puso fin a la persecución de cristianos en el Imperio Romano, un consejo fue en Ankara (turquía moderna) para tema de cómo tratar con los cristianos caídos que vienen de vuelta a la Iglesia. Como tal, este era un consejo disciplinario.
  • Neo-Cesarea: Celebrado en 314 poco después del consejo de Ankara, Neo-Cesarea (actual Turquía) se convocó para decidir sobre múltiples disciplinas especialmente con respecto a los sacerdotes, diáconos y cristianos casados.
  • Arles: También celebrado en 314, el sínodo de Arlés (hoy Francia) se reunió para combatir a los donatistas, una secta cismática que enseñó que el clero debe estar sin pecado ejercer sus deberes de manera válida.

Además, se adoptaron medidas disciplinarias para poner fin a los abusos que se deslizó en la Iglesia.

Además de estos consejos, los historiadores mencionan consejos múltiples en Roma, así como al menos un consejo en Efeso durante el período temprano de la Iglesia.

Estos consejos demuestran que el Magisterio estaba funcionando durante el período temprano de la Iglesia, a menudo incluso bajo severa persecución.

Los consejos mencionaron aquí (y otros, sin duda) prepararon el escenario para el primer consejo general celebrado después del final de la persecución cristiana, el Concilio de Nicea, en 325.

Este consejo se destaca, en parte, para combatir el arianismo, una herejía que negaba la divinidad de Cristo.

El Concilio de Nicea fue el primer “consejo ecuménico” de la Iglesia.

Un consejo ecuménico es un Consejo de la Iglesia en el que el Papa supervisa una reunión de obispos de todo el mundo para discutir los asuntos disciplinarios.

Dichos consejos se encuentran entre los ejercicios más elevados del Magisterio de la Iglesia (CCC 891).

El Catecismo explica: El Colegio de Obispos ejerce el poder sobre la Iglesia universal de manera solemne manera en un consejo ecuménico.

Pero nunca hay un consejo ecuménico que no está confirmado o en menos reconocido como tal por el sucesor de Pedro”. 

Mientras que innumerables consejos locales y sínodos han continuado reteniendo a lo largo de la historia de la Iglesia, ha habido un total de sólo veintiún consejos ecuménicos, el más reciente es el Segundo Concilio Vaticano.

Gran parte de la fe cristiana como la mayoría los cristianos profesan que hoy fue formulado en estos Consejos.

“El Niceno-Constantinopolitan o Nicence, creed extrae su gran autoridad del hecho de que proviene de los dos primeros consejos ecuménicos (en 325 y 381).

Sigue siendo común a todas las grandes iglesias de oriente y occidente hasta el día de hoy” (CCC 195).

Fue en los talones de los consejos locales en la Iglesia primitiva que los primeros consejos ecuménicos desarrollaron los dogmas trinitarios que todos los cristianos comparten hoy.

El catecismo dice: Durante los primeros siglos la Iglesia trató de aclarar su fe trinitaria, tanto para profundizar su propia comprensión de la Fe como para defenderla de errores que lo estaban deformando.

Esta aclaración fue la labor de los primeros consejos, ayudados por la labor teológica de los Padres de la Iglesia y sostenidos por  el sentido de la fe de los cristianos.

Así, los cristianos de hoy tienen una gran deuda de gratitud a los primeros consejos de la Iglesia y a los consejos ecuménicos subsiguientes para la salvaguardia y la enseñanza, así como formulando, la auténtica fe cristiana.

  1. ¿La Iglesia primitiva era “católica” o simplemente cristiana?

Que sabes sobre la iglesia primitivaLos cristianos no católicos a menudo afirman que la Iglesia Jesús fundada fue la “Iglesia Cristiana”, no la Iglesia Católica.

La evidencia bíblica citada para esta afirmación se encuentra en los Hechos de los Apóstoles: “Así que Bernabé fue a Tarso a buscar a Saúl; y cuando llego lo encontró, y lo trajo a Antioquía.

Para todo un año se reunieron con la iglesia, y enseñaron una gran compañía de personas; y en Antioquía los discípulos eran por primera vez llamados cristianos” (11:25–26).

Muchos cristianos modernos suponen entonces que la Iglesia Católica fue fundada por meros hombres mucho más tarde en la historia cristiana.

Sin duda, los discípulos de la Iglesia primitiva se convirtieron en conocidos como cristianos.

Pero, ¿significa esto que la Iglesia no era la Iglesia Católica?

Un poco de estudio histórico en la iglesia de Antioquía revela que estos primeros, la Iglesia de los Cristianos era, de hecho, la Iglesia Católica.

Una de las cosas que Pedro hizo antes de ir a Roma fue fundar la iglesia en Antioquía, la tercera ciudad en el Imperio Romano en ese momento.

Ordenó (véase la respuesta 4) un discípulo llamado Evodius al episcopado y lo nombró obispo de Antioquía.

Evodius se cree que muchos han sido uno de los setenta discípulos que Jesús designó para ir por delante de él para los pueblos y lugares donde enseñó durante su segundo viaje misional (véase Lucas 10:1).

Fue durante el reinado de Evodius como obispo de Antioquía que los discípulos fueron por primera vez llamados cristianos.

Pero esto no es el final de la historia, mientras Pablo enseñaba a los cristianos en Antioquía durante el reinado de Evodius, otro joven discípulo fue subiendo a través de las filas.

Se llamaba Ignacio, y más tarde se conocería como San Ignacio de Antioquía, un mártir cristiano temprano.

Ignacio fue discípulo de Juan. La leyenda dice que, mucho antes en su vida, Ignacio era el niño que Jesús tomó en sus brazos en un pasaje registrado por Marcos: [Jesús] se sentó y llamó a los Doce; y dijo que ellos, “Si cualquiera sería el primero, debe ser el último de todos los y sirviente de todos.

Que sabes sobre la iglesia primitiva

Y tomó un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándolo en sus brazos, les dijo: “Quien recibe a uno de esos niños en mi nombre me recibe; y quien me reciba, no me recibe a mí, sino al que me envió” (11:35–37).

Esta leyenda demuestra la gran estima que su memoria ha gozado desde los primeros siglos de la Iglesia.

En Antioquía, Ignacio fue ordenado por Pablo, y luego, al final del reinado de Evodius, fue nombrado obispo de Antioquía por Pedro.

Reinó allí durante muchos años antes de su martirio en Roma. En su camino a Roma para ser martirizado, escribió varias cartas a otros cristianos en varios lugares, exponiendo en Teología cristiana.

Enfatizó especialmente la unidad entre los cristianos (véase Juan 17) y se hizo conocido como Padre Apostólico de la Iglesia.

En una de sus cartas (a los cristianos de Esmirna), escribió: “Donde está Cristo Jesús, está la Iglesia Católica.” Este es el registro escrito más antiguo conocido de él término “Iglesia Católica” (escrito alrededor del año 107 d.C.), pero Ignacio aparentemente lo usó con la presunción que los cristianos de su época estaban bastante familiarizados con eso.

En otras palabras, a pesar de que el suyo es el más antiguo conocido registro escrito del término, el término probablemente había estado en uso durante bastante tiempo para entonces, que se remonta a la época de los apóstoles.

El término “Iglesia Católica” (Gk. katholike ekklesia) significa en general “asamblea universal” e Ignacio lo utilizó al escribir a los cristianos de Esmirna como un término de unidad.

Exhortó a estos cristianos a seguir a su obispo al igual que la asamblea universal más amplia de los cristianos sigue a Cristo.

Claramente usa los términos “cristiano” e “Iglesia Católica” claramente: los discípulos de Cristo son cristianos; la asamblea universal de cristianos es la Iglesia Católica.

Algunos podrían afirmar que Ignacio tenía la intención de utilizar el “Iglesia Católica” no como nombre propio para la Iglesia, pero sólo como referencia general a la asamblea más amplia de cristianos.

Si es así, entonces el montaje universal no tenía ningún nombre propio todavía, pero la “Iglesia Católica” continuó en uso hasta que se convirtió en el nombre propio de la Iglesia que Cristo construyó sobre Pedro y sus sucesores.

Por lo tanto, vemos que los cristianos de Antioquía fueron parte de la Iglesia Católica.

En efecto, eran discípulos cristianos, pero también católicos.

Dado la cadena ininterrumpida de sucesión en Antioquía, de Pedro (enviado por Cristo) a Evodius a Ignacio, si algún cristiano de hoy desea identificarse con los cristianos bíblicos del siglo I mencionados en Hechos 11, sigue lógicamente que también debe identificarse con la misma asamblea universal de los cristianos, la Iglesia Católica.

  1. ¿No condenó Jesús la tradición católica?

Los adherentes de sola escritura son rápidos para señalar que la tradición está condenada en las Escrituras.

De hecho, algunas formas de tradición son condenadas.

Por ejemplo, Jesús denunció una cierta tradición cuando dijo: “¿Y por qué transgredes el mandamiento de Dios por el bien de su tradición? (Mateo 15:3; véase también Marcos 7:8–9).

En este pasaje, Jesús condenó una práctica judía de donar dinero aparentemente a Dios mientras que en realidad lo protege de ser utilizado para el cuidado de los pobres.

Esto era una tradición, pero ciertamente no es sagrado, que rompió el mandamiento de honrar a la madre y al padre.

Jesús lo condena con razón, pero su condenación no está destinada a ser aplicada a toda tradición.

Otro verso sola scriptura adherents señalan es, “Mira que nadie te hace presa por filosofía y engaño vacío, según la tradición humana, según los espíritus elementales del universo, y no según Cristo” (Col. 2:8).

Ciertamente los católicos están de acuerdo con Pablo en que tales tradiciones humanas deben ser rechazadas.

Pero la Tradición Sagrada no es simplemente tradición humana.

Es la enseñanza de Jesús y los apóstoles guiados por el Espíritu Santo.

Se originó con Cristo y está inspirado por el Espíritu Santo, apenas de origen humano.

Así que, si la Escritura no condena explícitamente a la Sagrada Tradición, ¿la apoya explícitamente?

Parece que, ya que la Iglesia Católica afirma que el Nuevo Testamento vino después de la Sagrada Tradición, tiene sentido que el Nuevo Testamento mostraría una amplia enseñanza sobre Tradición sagrada.

De hecho, sí. Por ejemplo, el mandamiento de Jesús a los apóstoles al final del Evangelio de Mateo asume lógicamente la necesidad de la Tradición Sagrada: Por lo tanto, ve y haz discípulos de todas las naciones, bautizándolos en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles obedecer todo lo que te he mandado.

Y recuerden, estoy con ustedes siempre, hasta el final de los tiempos (28:19–20).

Jesús no les dijo a los apóstoles que escribieran todo lo que les había enseñado.

Simplemente mandó ellos para enseñarlo. Gran parte de esta enseñanza más tarde hizo su camino en la Sagrada Escritura, pero cada pedacito de que era y todavía se considera Tradición Sagrada.

De hecho, sabemos que no todo lo que Jesús enseñó se comprometió finalmente a escribir.

Juan nos dice como mucho al final de su Evangelio: “Pero también hay muchas otras cosas que Jesús hizo; eran cada uno de ellos para ser escrito, supongo que el mundo en sí no podía contener los libros que se escribirían” (21:25).

Algunas de las enseñanzas de Jesús, aún no había llegado a escrito forma por la fecha en que Juan terminó de escribir su Evangelio.

Volviendo a Lucas, vemos que el autor comienza su Evangelio explicando por qué lo está escribiendo.

Lucas a cabo de que otros ya han cometido ciertas cosas a escribir, y él piensa que es una buena idea escribir a la baja lo que su lector ya ha sido enseñado.

En la medida en que muchos se han comprometido a narrativa de las cosas que se han logrado entre nosotros, al igual que fueron entregados a nosotros por aquellos que desde el principio fueron testigos oculares y ministros de la palabra, me pareció bien también, después de haber seguido todas las cosas de cerca durante algún tiempo pasado, para escribir una cuenta ordenada para usted, lo más excelente Teófilo, para que usted puede saber la verdad sobre las cosas de las que se les ha informado (1:1–4).

Lucas entonces se compromete a escribir lo que ya tiene y ha sido enseñado.

Esa enseñanza es la Tradición Sagrada sin duda como el Evangelio de Lucas más tarde será reconocido como Sagrada Escritura.

Pablo proporciona evidencia aún más explícita de Tradición en sus escritos. Aquí hay tres ejemplos:

  • “Te felicito porque me recuerdas en todo y mantener las tradiciones, incluso como yo os los entregó” (1 Corintios 11:2).
  • “Ahora os ordenamos, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que usted se mantenga alejado de cualquier hermano que vive en la ociosidad y no de acuerdo con la tradición que recibió de nosotros” (2 Tesal 3:6).
  • “Así pues, hermanos, mantenganse firmes y aferrados a las tradiciones que les enseñaron, ya sea por palabra de boca o por letra” (2 Tes. 2:15).

En el tercer verso, Pablo habla de la Sagrada Tradición como se enseña tanto oralmente como por escrito.

El escrito la enseñanza más tarde sería canonizada como Sagrada Escritura, por lo que este versículo sugiere que la Tradición Sagrada precedió a la Sagrada Escritura.

Cerca del final del ministerio de Pablo, instruyó a Timoteo para continuar con la Sagrada Tradición transmitida a él: “Siga el patrón de las palabras sonoras que usted ha oído de mí, en la fe y el amor que están en Cristo Jesús; custodiad la verdad que os ha sido confiada por el Espíritu Santo que mora en nosotros” (2 Timoteo 1:13–14).

La Iglesia primitiva continuó enseñando y salvaguardando la Tradición sagrada a lo largo de la Iglesia temprana, y sigue haciéndolo hoy en día.

  1. ¿La Iglesia primitiva tenía papas?

Ya hemos visto que la Iglesia primitiva creció en sucesión apostólica (respuesta 4), pero los no católicos a menudo también cuestionan la autoridad superior de Pedro y la sucesión papal, es decir, sucesores de la oficina de Pedro como jefe de los apóstoles.

Los sucesores de su oficina se hicieron conocidos como papas. Ha habido 265 de ellos hasta la fecha.

Los no católicos preguntan: “¿Hicieron los cristianos a principios de Iglesia reconocer la autoridad de San Pedro como jefe de los apóstoles? ¿Reconocieron una autoridad similar en sus sucesores?

Los Padres de la Iglesia y otros Los escritores cristianos no sólo reconocieron la autoridad de Pedro como jefe de los apóstoles, sino que también reconocieron unánimemente a sus sucesores como los líderes autorizados de la única Iglesia fundada por Jesús.

Por ejemplo, Clemente de Alejandría llama a Pedro “el elegido, el preeminente, el primero entre los discípulos.”

Tertulliano, escribiendo en defensa del martirio, habla del papel de Pedro como poseedor de las llaves del reino de los cielos: “Porque aunque pienses que el cielo todavía está callado, recuerde que el Señor dejó las llaves de ella a Pedro aquí, y a través de él a la Iglesia, qué llaves todo el mundo llevará con él si el que las tiene ha sido cuestionado e hizo una confesión [de fe]”. 

Los cristianos llevan las llaves del Reino a través de Pedro.

Que sabes sobre la iglesia primitiva
Jesús entrega las llaves del Reino de los Cielos a San Pedro

Tertullian reconoce claramente a Pedro como un lugar para Jesús en nombre de la Iglesia, dispuesto y capaz de abrir las puertas del cielo para los cristianos.

Más tarde Tertullian señala que las palabras de Jesús a Pedro en Mateo 16:18–19 solo Pedro fuera como tener autoridad única como titular de las llaves: “Sobre ti, dice, yo construiré “MI IGLESIA”; y te daré las llaves, no a la Iglesia.” –  

Del mismo modo, Orígenes reconoce que las palabras y acciones de Jesús elevan a Pedro a un papel de primacía apostólica.

Si asistiéramos con atención a los Evangelios, también debe encontrar, en relación con las cosas que parecen ser comunes a Pedro . . . una gran diferencia y una preeminencia en las cosas que [Jesús] le dijo a Pedro, en comparación con la segunda clase [de apóstoles].

Porque no hay pequeña diferencia que Pedro recibió las llaves no de un cielo, sino de más, y en orden que cualquier cosa que ata en la tierra puede estar atado no en un cielo, sino en todos ellos, como en comparación con los muchos que se unen en la tierra y suelto en la tierra, por lo que estas cosas están atadas y soltó no en [todos] los cielos, como en el caso de Pedro, sino en uno solamente; porque no llegan tan alto una etapa con el poder como Pedro para atar y soltar en todos los cielos.

Cipriano de Cartago está de acuerdo: “Aunque [Jesús] asigna un poder similar a todos los apóstoles, sin embargo, fundó una sola silla [cathedra], y estableció por su autoridad propia una fuente y una razón intrínseca para esa unidad.” –

Aquí vemos una de las razones de la singularidad del papel de Pedro: unidad en la Iglesia.

Tiene sentido que haya de ser un líder por el bien de la unidad en la Iglesia que Jesús desea (véase Juan 17).

Cyprian continúa: “De hecho, los otros eran también lo que Pedro era [es decir, apóstoles], pero se le da una primacía a Pedro, por el que se hace claro que sólo hay una Iglesia y una silla.”

Hasta ahora, hemos visto que la Iglesia primitiva reconocía el papel de Pedro como jefe de los apóstoles.

A continuación, vamos a ver que la Iglesia también reconoció la autoridad de Pedro siendo entregado a sus sucesores.

Escribiendo en el siglo II, Irenaeus identifica El primer sucesor de Pedro como obispo de Roma: “Los benditos apóstoles [Pedro y Pablo], habiendo fundado y construido la iglesia [de Roma] . . . entregado la oficina del episcopado a Linus.-

Cabe destacar en particular que, Irenaeus, es obispo de Lyon, sin embargo encuentra la sucesión en Roma para ser de particular importancia! 

Cipriano de Cartago, a quien ya hemos visto reconociendo el papel único de Pedro en aras de la unidad, exhorta a los cristianos de su época (mediados del siglo III) a permanecer unidos al sucesor de Pedro.

“Si alguien [hoy] no se aferra a esta unidad de Pedro, ¿puede imaginar que todavía tiene la fe?

Si [debería] desierto la silla de Pedro sobre la cual la Iglesia fue construida, ¿todavía puede estar seguro de que está en la Iglesia? –

En otra parte, Cipriano escribe en contra de aquellos que rompen la unidad que Jesús aseguró a través de la oficina de Pedro: “Con un falso obispo designado para sí mismos por los herejes, se atreven incluso a zarpar y llevar cartas de cismática y blasfemos a la Cátedra de Pedro y a la iglesia principal [en Roma], en la que el sacerdotal la unidad tiene su fuente”. 13 –

Finalmente, Eusebio de Cesarea da fe de la importancia de la oficina de Pedro en su gran obra sobre la historia de la Iglesia.

“Linus, a quien [Pablo] menciona en el La segunda epístola a Timoteo [2 Timoteo 4:21] como su compañero en Roma, fue el sucesor de Pedro en el episcopado de la iglesia allí, como ya se ha demostrado.

Clemente también, que fue nombrado tercero [sucesor] obispo de la iglesia en Roma, fue, como Pablo testifica, su colaborador y compañero soldado [Fil. 4:3].” 14-

¿Cómo se puede demostrar que la Iglesia primitiva en jerarquía eran los sucesores de los apóstoles?

Dado que la mayoría de los no católicos no pueden rastrear la autoridad de sus líderes espirituales hacia Jesús y los apóstoles a través de la sucesión apostólica, la afirmación de que los católicos puede presentar una dificultad para ellos.

Por lo tanto, quieren ver algunas pruebas de que las autoridades apelaron por los Padres de la Iglesia fueron sucesores de los apóstoles.

Escritos de los primeros Padres de la Iglesia y otros demostrar que, de hecho, consideraban la sucesión apostólica como la marca de la autoridad auténtica en los primeros

Período de la Iglesia.

Por ejemplo, Clemente de Alejandría informa el hecho de que la sucesión apostólica estaba teniendo lugar: “A través del campo y la ciudad [los apóstoles] predicados, y nombraron a sus primeros conversos, probándolos por el Espíritu, para ser los obispos de los futuros creyentes.

Tampoco fue una novedad, para obispos y desfiles había sido escrito sobre un largo tiempo antes. –

Clemente continúa explicando que los apóstoles pretendían que la sucesión apostólica continuara: “Habiendo recibido el conocimiento perfecto, [los apóstoles] nombraron a los que ya han sido mencionados y después agregaron la disposición adicional que, si deben morir, otros hombres aprobados deben éxito a su ministerio.

Irenaeus explica que los cristianos que desean saber la verdad de la fe cristiana ” es contemplar la tradición de los apóstoles que se ha dado a conocer a nosotros en todo el mundo.-

Y ¿cómo ha hecho que  esa tradición se ha dado a conocer?

“Están en posición de enumerar a los que fueron instituidos obispos por los apóstoles y sus sucesores hasta nuestros días, hombres que ni sabían ni enseñaba nada como lo que estos herejes se deleitan.

Irenaeus subraya la importancia de aferrarse a la enseñanza de los sucesores apostólicos: “Es incumplidor a los presbiterios que están en el Iglesia—aquellos que, como he demostrado, poseen la sucesión de los apóstoles; aquellos que, juntos con la sucesión del episcopado, han recibido el carisma infalible de la verdad, de acuerdo con el buen placer del Padre.-

Yendo aún más lejos, Irenaeus advierte de confiar en la enseñanza de aquellos que no sucedan a los apóstoles: “Pero [también es incumplidor] tener en sospecha a otros que se apartan de la sucesión primitiva, y se reúnen juntos en cualquier lugar, ya sea como herejes de mentes perversas, o como cismática hinchada y autoagradable, o de nuevo como hipócritas, actuando así para el bien de lucro y vanagloria. Por todos estos han caído de la verdad.-

Siguiendo estas instrucciones, los cristianos tienen la seguridad de recibir el único y verdadero depósito de la Fe.

Se les asegura una auténtica unidad cristiana. Tertullian lo explica de esta manera: [Los apóstoles] fundaron iglesias en cada ciudad, desde que todas las otras iglesias, una tras otra, derivó la tradición de la Fe, y las semillas de doctrina, y todos los días los derivan, que pueden convertirse en iglesias.

De hecho, es por este caso sólo que podrán considerarse a sí mismos apostólicos, como descendientes de iglesias apostólicas.

Que sabes sobre la iglesia primitiva
Cristianos de la iglesia primitiva martirizados

Todo tipo de cosas deben necesariamente volver a su original para su clasificación.

Por lo tanto, las iglesias, aunque son tantas y tan grandes, comprenden, pero la única Iglesia primitiva, [fundada] por los apóstoles, de los cuales todos [primavera].

En esta manera, todos son primitivos, y todos son apostólicos, mientras que todos se ha demostrado que son uno en unidad. 19- Tertulliano explica cómo probar la autenticidad de la fe que tenemos: “Queda, entonces, que demostremos si esta doctrina nuestra, de la cual hemos ahora dada la regla, tiene su origen en la tradición de los apóstoles.” –

Del mismo modo, para otros, escribe: “Que producir los registros originales de sus iglesias; Dejar ellos desdoblan el rollo de sus obispos, corriendo hacia abajo en la debida sucesión desde el principio de tal manera que [su primer] obispo podrá su ordenante y predecesor algunos de los apóstoles o de hombres apostólicos, un hombre, además, que continuó firme con los apóstoles.”-

Más escritos podrían ser mencionados aquí, pero estos pocos ejemplos demuestran claramente que los cristianos de la Iglesia primitiva buscó a los sucesores apostólicos para la auténtica autoridad y la enseñanza.

  1. ¿Qué creía la Iglesia primitiva en el bautismo infantil?

La Iglesia primitiva profesó la misma creencia en la eficacia del bautismo infantil que la Iglesia Católica sigue profesando hoy en día.

La Escritura indica que los bebés fueron bautizados desde los primeros días de la Iglesia.

El día de Pentecostés, Pedro predicó: “Arrepentíos, y ser bautizado cada uno de ustedes en el nombre de Jesús Cristo para el perdón de tus pecados; y usted deberá recibir el don del Espíritu Santo.

Porque la promesa es a ti y a tus hijos y a todos los que están lejos, todo aquel a quien el Señor nuestro Dios le llama” (Hechos 2:38–39).

Los niños parecen incluir bebés. Lucas nos dice que una mujer llamada Lydia de la ciudad de Tiatira fue bautizada “con su casa” (Hechos 16:15).

Del mismo modo, el carcelero de Pablo fue bautizado “con toda su familia” (16:33), y Pablo mismo bautizó “el hogar de Stephanas” (1 Corintios 1:16).

Hogares y familias parecen incluir bebés, ¿o en algún lado la Biblia dice, los niños no?

Además, Pablo relaciona el bautismo cristiano con la circuncisión judía (Col. 2:11–12).

Desde la circuncisión que se realizaba en bebés, parece que el bautismo podría administrarse también a los lactantes.

La Escritura parece bastante clara sobre el asunto, sin embargo, la mayoría de los no católicos no creen en la eficacia de bautismo infantil.

Los siguientes presupuestos seleccionados de los primeros Padres de la Iglesia y otros demuestran que la iglesia primitiva, de hecho, profesa la creencia en la eficacia del bautismo infantil.

En primer lugar, considere las palabras inclusivas de Irenaeus: “Todos, digo, que a través de él renacen en Dios: los bebés, los niños, los jóvenes y los ancianos (y cuando dice TODOS es TODOS).

Por lo tanto, pasó a través de todas las edades, convirtiéndose en un bebé para bebés, bebés santificadores; un niño para los niños, santificando los que son mayores de esa edad [para que] pudiera ser el maestro perfecto en todas las cosas, perfecto no sólo en el respeto a la puesta en valor de la verdad, perfecto también con respecto a edad relativa.

Hipólito está de acuerdo: Bautizar primero a los niños, y si pueden hablar por sí mismos dejar que lo hagan.

Lo contrario dejar que sus padres u otros parientes hablen por ellos”.-

La razón de esta enseñanza se deriva del Pecado. Aunque los bebés no son culpables de pecado — incluyendo el pecado de Adán— que sin embargo sufren las consecuencias de la misma.

El Catecismo dice: “Porque de esta certeza de fe, la Iglesia bautiza para la remisión de pecados incluso pequeños bebés que no han cometido pecados personales” (403).

Esto es lo que Origen tiene en mente en el siglo III cuando escribe: “En el Iglesia, el bautismo se da para la remisión de pecados, y, según el uso de la Iglesia, el bautismo es incluso a los bebés.

Si no hubiera nada en los bebés que requería la remisión de pecados y nada en pertinentes al perdón, la gracia del bautismo parecería superfluo. –

Origen explica además que: “La Iglesia recibió de los apóstoles la tradición de dar el bautismo incluso a los bebés.

Los apóstoles, a quienes se comprometieron a secretos de los sacramentos divinos, sabía que hay en todas las cepas innatas del pecado [original], que deben ser lavado a través del agua y el Espíritu.-

Cyprian de Cartago escribe de manera similar: Si, en el caso de los peores pecadores y los que anteriormente pecó mucho contra Dios, cuando después creen, la remisión de sus pecados es concedido y nadie se detiene del bautismo y gracia, ¿cuánto más, entonces, si un bebé no ser retenido, que, habiendo nacido recientemente, no ha hecho ningún pecado, excepto que, nacido de la carne según Adán, ha contraído el contagio de esa vieja muerte desde su primer nacimiento.

Por esta misma razón, él [un bebé] se acerca más fácil de recibir la remisión de los pecados: porque los pecados perdonados no son suyos, sino los de otro.

Finalmente, reconociendo la relación del bautismo cristiano con la circuncisión judía, Cyprian defiende la práctica de la Iglesia de bautizar a los bebés: “En cuanto a lo que se refiere al caso de los bebés: ustedes [Fidus] dijeron que no debe ser bautizado dentro del segundo o tercer día después de su nacimiento, que la vieja ley de circuncisión debe ser tomado en cuenta, y que usted no pensó que uno debe ser bautizado y santificado dentro del octavo día después de su nacimiento.

En nuestro consejo parecía nosotros lejos de lo contrario. Nadie estuvo de acuerdo con el curso que pensaste que debía tomarse.

Más bien, todos juzgamos que la misericordia y la gracia de Dios no debe ser negada a hombre nacido.” 

14 ¿Dónde hay pruebas para el sacramento de la confirmación en la Iglesia primitiva?

La Iglesia primitiva administró el sacramento de confirmación desde los primeros días, y la Iglesia Católica continúa administrándola hoy en día.

Escritura proporciona la evidencia. Isaías profetizó que el Mesías prometido ser especialmente ungidos con el Espíritu Santo (11:1–2).

Jesús enseñó que él era ese ungido (Lucas 4:14– 21), y prometió a sus seguidores la unción con el Espíritu Santo también (Juan 7:38–39).

Así, en el día de Pentecostés, Pedro mandó cristianos para ser bautizados y confirmados: “Arrepentíos, y bautizaos a cada uno de vosotros en nombre de Jesucristo para el perdón de tus pecados; y tú recibirás el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

Las palabras de Pedro apuntan a tres eventos distintos: arrepentimiento, bautismo para el perdón de los pecados, y la recepción del   don del Espíritu Santo (confirmación).

La distinción entre bautismo y confirmación como los acontecimientos únicos son aún más claros en el bautismo y confirmación de Samaria (Hechos 8:14–17), así como en La experiencia de Pablo en Éfeso (Hechos 9:2–6).

En lo que respecta a al primero, Cipriano de Cartago explica que el Los samaritanos no fueron rebautizados, como algunos suponen, pero fueron confirmados: Aquellos en Samaria que habían creído habían creído en la verdadera fe, y fue por el diácono Felipe, a quien esos mismos apóstoles habían enviado allí, que habían sido bautizado en el interior, en la Iglesia.

Desde entonces, ya había recibido una legítimo y eclesiástico bautismo, no era necesario bautizarlos de nuevo.

Más bien, lo que sólo faltaba fue hecho por Pedro y Juan.

La oración se ha hecho sobre ellos y las manos que se les han impuesto, el Santo El Espíritu fue invocado y derramado sobre ellos.

Esta es incluso ahora la práctica entre nosotros. La Escritura parece bastante clara sobre el asunto, sin embargo, la mayoría de los no católicos no ven una distinción entre bautismo y confirmación, por lo que no reconocen confirmación como sacramento en absoluto.

Las siguientes citas selectas de los primeros Padres de la Iglesia y otras demuestran la veracidad de la Iglesia primitiva, de hecho, la confirmación como una unción distinta con el Espíritu Santo.

En primer lugar, Tertullian describe la administración de confirmación justo después del bautismo: Después de venir del lugar de lavado estamos completamente ungidos con una unción bendita, de la antigua disciplina por la cual [aquellos] en el sacerdocio estaban acostumbrados a ser ungidos con un cuerno de petróleo, desde que Aarón fue ungido por Moisés.

Así que también con nosotros, la unción corre sobre el cuerpo y nos beneficia espiritualmente, de la misma manera que el bautismo mismo es un acto corporal por el cual estamos sumidos en el agua, mientras que su efecto es espiritual, en el sentido de que somos liberados de pecados.

Después de esto, la mano se impone para una bendición, invocando e invitando al Espíritu Santo.

Claramente, Tertullian reconoce en la confirmación similitud con el bautismo, pero la distinción de él. Ambos beneficios espiritualmente: el bautismo perdona los pecados a través del Santo Espíritu; confirmación invoca al Espíritu Santo “para que el alma puede ser iluminada.

Hipólito describe la administración de la confirmación en la Iglesia primitiva, también distinción del bautismo: El obispo, imponiendo su mano sobre ellos, hará una invocación, diciendo: “Oh Señor Dios, que los hizo digno de la remisión de los pecados a través del El Espíritu Santo está lavando para renacer, enviar a ellos su gracia para que puedan servirle de acuerdo con su voluntad, porque hay gloria para ustedes, para el Padre y el Hijo con el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia, ambos ahora y a través de las edades. Amén.”

Entonces, vertiendo el aceite consagrado en su mano e imponiéndolo en la cabeza de los bautizados, él dirá: “Yo te unjo con aceite sagrado en el Señor, el Padre Todopoderoso, y Cristo Jesús, y el Espíritu Santo.” Firmarlos en la frente, los besará y dirá: “El Señor esta con usted.

El que ha sido firmado dirá: “Y con tu espíritu.” Así hará a cada uno. Cipriano de Cartago da fe de la necesidad ordinaria de confirmación: “Es necesario para él que ha sido bautizado también para ser ungido, por lo que por su haber recibido el crisma, es decir, la unción, puede ser el ungido de Dios y tener en él la gracia de Cristo.”

La confirmación es “necesaria para la realización de la gracia bautismal” (CCC 1285).

El Catecismo (citando lumen gentium) explica: “Porque por el sacramento de la confirmación, [los bautizados] están más perfectamente ligados a la Iglesia y se enriquecen con la fuerza del Espíritu Santo.

Por lo tanto, son, como verdaderos testigos de Cristo, más estrictamente obligados a difundir y defender la fe por palabra y la fe.

Por último, el Consejo de Cartago VII en 256 una interpretación errónea de las palabras de Jesús, “a menos que uno nazca del agua y el Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5), declarando que las personas “deben ser nacidos de nuevo [iniciados] en la Iglesia Católica por ambos sacramentos [bautismo y confirmación]”.

  1. ¿Qué creía la Iglesia primitiva acerca de la verdadera presencia de Cristo en la Eucaristía?

La Iglesia primitiva profesó la misma creencia en la presencia de Cristo en la Eucaristía que el La Iglesia sigue profesando hoy: Jesús es toque presente —cuerpo, sangre, alma y divinidad— bajo la apariencia de pan y vino.

Que sabes sobre la iglesia primitiva
Jesús en la Eucaristía

Jesús le dice a sus discípulos esto: “Verdaderamente, de verdad, les digo, a menos que comas la carne del Hijo del Hombre y beber su sangre, no tienes vida en ti; el que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y Yo lo levantaré en el último día.

Porque mi carne es comida verdadera, y mi sangre es bebida de verdadera (Juan 6:53–55).

Esto era difícil de entender para los apóstoles, pero confiaron en Jesús (Juan 6:67–69).

El entendimiento llegó más tarde. Pablo llama a la recepción de la Eucaristía “una participación en la sangre de Cristo” y “una participación en el cuerpo de Cristo” (1 Co. 10:16–17).

Advierte a sus lectores, “Quien, por lo tanto, come el pan o bebe la taza de el Señor de una manera indigna será culpable de profanar el cuerpo y la sangre del Señor.

Para cualquier persona que come y bebe sin discernir el cuerpo come y bebe juicio sobre sí mismo” (11:27–29).

La Escritura parece bastante clara sobre el asunto, sin embargo, la mayoría no católicos no creen en la Presencia Real.

El después de citas selectas de los primeros Padres de la Iglesia y sus contemporáneos demuestran que los primeros Iglesia profesó, de hecho, la Presencia Real.

Ignacio de Antioquía defiende la Presencia Real contra los herejes: “Se abstienen de la Eucaristía y de la oración porque no confiesan que la Eucaristía es la carne de nuestro salvador Jesucristo.”

Justino Martir explica la Presencia Real en estos términos: “Por no como pan común ni bebida común recibimos estos; pero desde Jesucristo nuestro salvador se hizo encarnado por la palabra de Dios y tenían ambos carne y sangre para nuestra salvación, así también, como hemos sido enseñado, el alimento que se ha convertido en la Eucaristía por la oración eucarística establecida por él, y por el cambio del cual nuestra sangre y carne se nutre, es tanto la carne como la sangre de ese Jesús encarnado.”

Del mismo modo, Ireneo escribe que el pan consagrado en la Misa “se convierte en la Eucaristía, el cuerpo de Cristo.” 

Dice: “[Jesús] ha declarado la copa, una parte de la creación, para ser su propia sangre, de la que hace que nuestra sangre fluya; y el pan, una parte de la creación, se ha establecido como su propio cuerpo, de la que da aumento a nuestros cuerpos.

De acuerdo, Tertullian escribe: “La carne alimenta [en la eucaristía] de la Eucaristía el cuerpo y la sangre de Cristo, que el alma también puede estar lleno de Dios.”

Por último, Origen relaciona la Presencia Real con el maná: “Antiguamente, de una manera oscura, había maná para alimentos; ahora, sin embargo, a plena vista, está la verdadera comida, la carne de la Palabra de Dios, como él mismo dice: ‘Mi carne es verdadero alimento, y mi sangre es verdadera bebida’ [Juan 6:55].” 39 La Iglesia Católica sigue enseñando (CCC 1094).

  1. ¿Fueron los siete sacramentos católicos presente en la Iglesia primitiva?

Los no católicos en algún momento afirman que La Iglesia inventó algunos (o todos) los sacramentos.

En verdad, los siete sacramentos administrados por la Iglesia Católica hoy en día fueron instituidos por Jesús y han ha sido administrado por la Iglesia desde el siglo I.

La terminología sacramental ha variado con el tiempo, pero los sacramentos siempre han estado ahí en forma.

El Catecismo dice:

Cristo instituyó los sacramentos de la nueva ley.

Son en total 7 sacramentos: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Unción de los enfermos, Orden sacerdotal y Matrimonio.

Los siete sacramentos tocan todas las etapas y todos los momentos de la vida cristiana: dan a luz y aumentan, la sanación y la misión a la vida del cristiano de Fe.

Por lo tanto, existe un cierto parecido entre las etapas de la vida natural y las etapas de la vida espiritual.

En respuestas anteriores sobre los sacramentos de bautismo, confirmación, y la Eucaristía, múltiples citas de los primeros Padres de la Iglesia proporcionan una amplia evidencia de que estos tres sacramentos de iniciación fueron presente en la Iglesia primitiva.

Pero ¿qué pasa con los sacramentos de la curación (penitencia, unción de los enfermos) y los sacramentos del servicio (órdenes sagradas, matrimonio)?

Las siguientes citas selectas de los primeros Los padres y otras personas demuestran que los sacramentos de la curación y el servicio estaban, de hecho, presentes en la iglesia primitiva.

Primero, Ignacio de Antioquía escribe sobre el sacramento de la penitencia: “Porque tantos como sean de Dios y de Jesucristo también está con el obispo.

Y tantos como en el ejercicio de la penitencia, volverá a la unidad de la Iglesia, estos también pertenecerán a Dios, que pueden vivir según Jesucristo.”

Origen, escribiendo sobre métodos de perdón, “[Un método final], aunque duro y laborioso [es] la remisión de los pecados a través de la penitencia, cuando el Pecador… no se reduce de declarar su pecado a un sacerdote.

Del mismo modo, la Cipriano de Cartago, escribiendo en relación con la lapsi, declara: ¿De cuánto mayor fe y miedo saludable son los que confiesan sus pecados a los sacerdotes de que de una manera directa y en el dolor, haciendo una declaración abierta de conciencia?

El continúa exhortando a los cristianos sobre la importancia de este sacramento: “Les suplico, hermanos, que todos los que han pecado confiesen su pecado mientras están en este mundo, mientras su confesión sigue siendo admisible, mientras que la satisfacción y la remisión hecha a través de la los sacerdotes siguen siendo agradables ante el Señor”.

A continuación, Origen da fe no sólo del sacramento de la penitencia, pero también el sacramento de la unción de los enfermos.

[El cristiano penitente] no se encoge de declarando su pecado a un sacerdote del Señor y buscando medicina… [de] que el apóstol Santiago dice: ‘Si entonces hay alguien enfermo, que llame a los presbiterios de la Iglesia, y que le impongan las manos, ungiendo con aceite en el nombre del Señor; Y la oración de fe salvará al enfermo, y en los pecados, que serán perdonados él.

Pasando de los sacramentos de la sanación a los sacramentos del servicio, encontramos a Ignacio de Antioquía que atestigua el sacramento de las órdenes sagradas a través de su mención de obispos, sacerdotes y diáconos.

Ten cuidado de hacer todas las cosas en armonía con Dios, con el obispo que preside en el lugar de Dios, y con los presbiterios en el lugar del concilio de los apóstoles, y con los diáconos, que son más queridos para mí, confiado según el negocio de Jesucristo, que estaba con el Padre desde el principio y por fin se manifiesta.

Clemente de Alejandría también reconoce las tres órdenes, así como la santidad que aportan a la Iglesia: “Incluso aquí en la Iglesia las gradaciones de los obispos, presbiterios, y los diáconos resultan ser imitaciones, en mi opinión, de la gloria angelical y de ese acuerdo que dicen las Escrituras, espera a aquellos que han seguido los pasos de los apóstoles y que han vivido en completa rectitud de acuerdo con el Evangelio.”

Por último, buscamos una vez más a Clemente un testimonio temprano sobre el sacramento del matrimonio.

Pero primero, debe reconocer que el matrimonio existía ante Jesús construyó su Iglesia.

Aun así, el antiguo Israel tenía una corrupta vista del matrimonio (CCC 1610).

Jesús dio la vuelta, a elevar el matrimonio entre los cristianos a la dignidad de un sacramento (CCC 1601).

El Catecismo explica: En su predicación Jesús enseñó el significado original de la unión del hombre y la mujer como el Creador lo quiso desde el principio: el permiso dado por Moisés para divorciarse de la esposa fue una concesión a la dureza de los corazones.

La unión matrimonial del hombre y la mujer es indisoluble: Dios mismo lo ha determinado “lo que por lo tanto Dios se ha unido, que ningún hombre poner en su forma [Matt. 19:6]”.

Por lo tanto, Clemente da fe de la permanencia del sacramento del matrimonio: Sin embargo, que la Escritura aconseja el matrimonio, y nunca permite ninguna liberación del sindicato, es expresamente contenido en la ley.

No te divorciarás de una esposa, excepto por motivos de inmoralidad.

Y considera como adulterio el matrimonio de un cónyuge, mientras que el de a quien se hizo una separación sigue viva.

“Quienquiera que toma a una mujer divorciada como esposa comete adulterio,” dice; porque “si alguien se divorcia de su esposa, él libertina ella”; es decir, él la obliga a cometer adulterio.

Y no sólo el que se divorcia de ella se convierte en la causa de esto, pero también el que toma a la mujer y da ella la oportunidad de pecar; porque si no tomó ella, volvería con su marido.47-

  1. ¿Debe la iglesia de hoy mirar y funcionar sólo como la Iglesia primitiva?

Muchos no católicos, en sus intentos de abrazar cristianismo auténtico, buscan haciendo a la Iglesia primitiva descripción de lo que parecía y como actuó.

La idea es entonces imitar lo que encuentran con el fin de reclamar auténtico estado de la Iglesia.

En el proceso, a menudo suponer que la Iglesia Católica hoy en día no parece un mucho así, por lo tanto, no debe ser la verdadera Iglesia que Jesús fundó.

Esto es problemático en muchos niveles. Ciertamente, la doctrina predicada en la Iglesia primitiva todavía debe cumplirse hoy.

Pero ya hemos visto muchos ejemplos que demuestran que la doctrina católica sí, de hecho, se adhieren constantemente al depósito de fe transmitido a través de la Sagrada Tradición.

Los Padres de la Iglesia y otros primeros escritos cristianos lo demuestran.

Aun así, aunque la doctrina no cambia en la sensación de que la Iglesia fracasa en cuestiones, puede y se desarrolla con el tiempo a medida que la Iglesia llega a entenderlo mejor.

Como hemos visto, los consejos de la Iglesia son instrumental en esto (véase la respuesta 8).

Por lo tanto, la doctrina de la Iglesia auténtica debe ser coherente con el depósito de fe en su estado actualmente desarrollado.

Es decir, lo que encontramos en la Iglesia Católica. No todo lo que la Iglesia Católica hace hoy se ve exactamente como lo hizo en la época de los apóstoles.

Casi 2.000 años de desarrollo en áreas no doctrinales ha cambiado algunas cosas.

Para entender cómo es esto aceptable, los cristianos deben entender la diferencia entre la doctrina y la disciplina y ser capaz de distinguir cuál de los dos puede ser cualquier asunto en particular.

La disciplina es hecha por el hombre y puede cambiarse tan a menudo como la Iglesia desea.

Esto no quiere decir que la autoridad para promulgar disciplina sea hecha por el hombre.

De hecho, la Escritura misma registra la autoridad dada por Dios de la Iglesia para promulgar disciplina: “Todo lo que atan en la tierra estar atado en el cielo, y lo que sea que sueltas en la tierra será aflojado en el cielo” (Mateo 18:18; véase también Mateo. 16:19).

Este poder de atar y soltar se extiende más allá disciplina, por lo que ciertamente incluye la autoridad para promulgar disciplina (véase CCC 553).

Para ilustrar la diferencia entre la doctrina y la disciplina, sólo tenemos que mirar al Consejo de Jerusalén.

Este consejo del primer siglo concluyó con las siguientes declaraciones en una carta: “Ha parecido bueno para el Santo Espíritu y para nosotros no poner sobre ti mayor carga que estas cosas necesarias.

Que usted se abstiene de lo que ha sido sacrificado a los ídolos y de la sangre y de lo que es estrangulado y de la no castidad. Si se mantienen de ellos, lo harán bien” (Hechos 15:28–29).

Aquí tenemos lo que parece ser los apóstoles dictando, en un consejo de la Iglesia bajo la guía del Espíritu Santo, que los cristianos no se coman la carne de animales sacrificados a ídolos, ni para consumir sangre, ni para comer la carne de un animal que ha sido estrangulado.

Sin embargo, ¿cuántos cristianos se adhieren estrictamente a los dos últimos que dicta?

Sin saberlo, se han suscrito a la idea de que los apóstoles impusieron estos dos últimos requisitos como disciplinas que podrían más tarde ser cambiado.

Habiendo dicho todo esto, hay una disciplina de la Iglesia primitiva que ha permanecido notablemente inalterada la historia de la Iglesia: la celebración de la Misa.

El Catecismo describe el orden de las liturgias tempranas: Ya en el siglo II tenemos el testigo de St. Justin Martyr para las líneas básicas de la orden de la celebración eucarística.

Se han quedado el mismo hasta nuestro sesto día para todas las grandes liturgias Familias. St. Justin escribió al emperador pagano Antonino Pío (138-161) alrededor del año 155, explicando lo que hicieron los cristianos:

El día que llamamos el día del sol, todos los que moran en la ciudad o el país se reúnen en el mismo lugar.

Las memorias de los apóstoles y los escritos de los profetas que son leídos, tanto como el tiempo lo permite.

Cuando el lector haya terminado, el que preside sobre los amonesises reunidos y ellos para imitar estas cosas hermosas.

Entonces todos nos levantamos juntos y ofrecemos oraciones por Nosotros mismos… y para todos los demás, dondequiera que puedan ser, para que podamos ser encontrados justos por nuestra vida y acciones, y fieles a los mandamientos, por lo que como para obtener la salvación eterna.

Cuando concluyen las oraciones intercambiamos el beso. Entonces alguien trae pan y una taza de agua y el vino mezclado con el que presiden los hermanos.

Los toma y ofrece alabanza y gloria al Padre del universo, a través del nombre del Hijo y del Espíritu Santo y por un tiempo considerable da gracias (griego: eucarístico) que tenemos hemos sido juzgado digno de estos dones.

Cuando ha concluido las oraciones y la acción de gracias, todos los presentes dan voz a una aclamación por diciendo: “Amén”.

Cuando el que preside ha dado gracias y la gente ha respondido, aquellos a quienes llamamos diáconos dan a los presentes el pan “eucarístico”, vino y agua y llévelos a los ausentes.

Los no católicos deben ver en la Misa que los primeros, La Iglesia —la Iglesia Católica— sigue viva  Ayer y Hoy.

  1. ¿Cómo era la Biblia en la Iglesia primitiva?
Que sabes sobre la iglesia primitiva
Antiguo Testamento

Dado que los protestantes confían únicamente en la Escritura para su fe, cuando se enteran de la Iglesia temprana y el papel de la Tradición Sagrada, a menudo preguntan qué estaba pasando con la Biblia durante ese tiempo.

La verdad es, el canon de la Escritura (la lista oficial de la Biblia contenidos) no se resolvió durante el período temprano de la Iglesia.

Eso no significa que la Escritura no haya jugado ningún papel, pero la Biblia no desempeñó el mismo papel que lo hace para muchos no católicos hoy en día (véase la respuesta 3).

A medida que se escribieron los libros del Nuevo Testamento, no fueron inmediatamente reconocidos como Escritura por el Magisterio.

Tomó algún tiempo para los muchos diversos escritos del primer siglo para ser ordenados y un canon oficial del Nuevo Testamento a resolver.

Desde que el canon se estableció, casi todos los cristianos siguieron aferrados a ella.

El canon del Antiguo Testamento es un poco diferente. La Septuaquinta (una versión griega del Antiguo Testamento traducida por los judíos en los siglos II y III a.C.)

Fue aceptado en gran medida en la Iglesia primitiva. De hecho, Jesús y los autores del Nuevo Testamento, al citar el Antiguo Testamento, cita más a menudo de la septuaquinta.

Esto es importante saber porque, cuando el Viejo El canon del Testamento fue finalmente establecido bajo la autoridad del Papa Dámaso en el Consejo de Roma en 382, se parecía mucho a la Septuaquinta.

La Iglesia Católica sigue adhiriéndose a ese mismo canon hoy en día.

Sin embargo, durante la Revolución Protestante, los protestantes retiraron siete libros del Antiguo Testamento canon—Tobit, Judith, 1 y 2 Macabeos, Sabiduría, Sirach y Baruch —así como partes de otros dos—Daniel y Esther.

Lo hicieron principalmente por la doctrina y razones. Por lo tanto, sus biblias difieren de las Biblias de hoy.

A muchos protestantes se les enseña que no fueron sus coevales quienes quitaron libros del canon, sino los católicos que le añadieron libros.

Creen erróneamente que esos libros nunca fueron venerados como Escritura por los cristianos.

Pero citas selectas de los primeros escritos cristianos demuestran que la Iglesia primitiva hizo al menos libros venerados que fueron retirados del canon por los protestantes.

Primero, el Didache cita del libro de Sirach: “Usted no vacilará con respecto a sus decisiones [Señor.1:28].

No seas alguien que estire sus manos para recibirlos, pero las retira cuando se trata de dar [Señor 4:31].” –

A continuación, Clemente de Roma se basa en el libro de Sabiduría: “Por la palabra de su poder [Dios] estableció todas las cosas, y por su palabra puede derrocarlos. “¿Quién le dirá: “¿Qué has hecho?” o quién resistirá el poder de su fuerza? –

Polycarpio de Esmyrna cita del libro de Tobit: “Cuando puedes hacer el bien, no debes aplazarlo, porque ‘la limosna libera de la muerte’ [Tob. 4:10, 12:9].”-

Irineo cita una parte del libro de Daniel que fue alejado de las biblias protestantes: Escucharán las palabras que se encuentran en Daniel el profeta: “Oh, semilla de Canaán y no de Judá, la belleza te ha engañado y la lujuria pervertido tu corazón” [Dan. 13:56].

Tú que has envejecido en los días malvados, ahora sus pecados que usted tiene cometido antes de haber salido a la luz, porque usted tiene juicios falsos pronunciados y se han acostumbrado a condenar a los inocentes y dejar que el culpable ir libre, aunque el Señor dice, “Usted no infieles a los inocentes y a los justos [Dan. 13:52, citando a Exod. 23:7].”-

Que sabes sobre la iglesia primitiva, pues en la misma obra, Ireneo también cita de Baruch: “Mira alrededor de Jerusalén hacia el este y he aquí la alegría que viene a ustedes de Dios mismo.

He aquí, vuestros hijos a quienes habéis enviado vienen: vendrán en una banda del este al oeste Dios irá delante de ustedes a la luz de su esplendor, con la misericordia y la rectitud que proceder de él’ [Bar. 4:36–5:9].”-

Al igual que Irineo, Hipólito cita de una parte del libro de Daniel único de la Biblia como se estableció por la Iglesia Católica.

Lo que se narra aquí [en la historia de Susannah] sucedió en un momento posterior, aunque se coloca en el frente al libro [de Daniel], porque era una costumbre con los escritores para narrar muchas cosas en un orden invertido en sus escritos.

Debemos prestar o debieron prestar prestación, amado, temiendo que nadie sea superado en cualquier transgresión y el riesgo de la pérdida de su alma, sabiendo mientras hacemos que Dios es el juez de todos y la Palabra en sí mismo es el ojo que nada de lo que se hace en el mundo se escapa.

Por lo tanto, siempre vigilante en el corazón y puro en la vida, imitemos a Susannah.

Cypriano de Cartago cita de varios libros eliminado de las biblias protestantes.

Cita el libro de Sabiduría: “En Génesis [dice]: ‘Y Dios probó a Abraham y le dijo: “Toma a tu único hijo a quien amas, Isaac, y debes ir a la tierra alta y ofrecerle allí como ofrenda quemada”‘ [Gén. 22:1–2].

De esta misma cosa en la Sabiduría de Salomón [dice], ‘Aunque a la vista de los hombres que sufrieron tormentos, su esperanza está llena de inmortalidad’ [Sal. 3:4].”-

Cipriano también cita de 1 Macabeos: “De esta misma cosa en los Macabeos [dice], ‘¿No era Abraham encontrado fiel cuando se probó, y se le calculó por la justicia’? [1 Mac. 2:52; véase Jas. 2:21–23].”

Finalmente, Cypriano también cita a Daniel: “Así que Daniel, también, cuando se le requirió para adorar al ídolo Bel, que el pueblo y el rey entonces adoraban, afirmando el honor de su Dios, estalló con fe y la libertad, diciendo: ‘Yo no adoro nada más que al Señor mi Dios, que creó el cielo y la tierra’ [Dan. 14:5].” 

Que sabes sobre la iglesia primitiva

  1. ¿Hubo una “Gran Apostasía” en la iglesia primitiva?

Una de las razones por las que aprender acerca de los Iglesia es importante es refutar la afirmación de una “Gran Apostasía” en algún momento durante el período temprano de la Iglesia después de que Jesús ascendió al cielo.

Una caída tan completa es más notablemente reclamada por el mormonismo, y muchos otros grupos no católicos lo han adoptado.

La idea es que nadie puede afirmar tener una línea ininterrumpida de sucesión de Jesús y los apóstoles hasta el día de hoy.

Con el fin de apoyar una afirmación tan radical, la se citan palabras: Ahora con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra unificación para conocerlo, les suplicamos, hermanos, que no se sacudan rápidamente en la mente o emocionados, ya sea por espíritu o por palabra, o por carta que pretenda ser de nosotros, en el sentido de que el día del Señor tiene venirse.

Que nadie te engañe de ninguna manera; para ese día no vendrá, a menos que la rebelión es lo primero, y el hombre de la anarquía se revela, el hijo de la perdición, que se opone y se exalta contra cada llamado dios u objeto de adoración, por lo que toma su asiento en el templo de Dios, proclamándose a sí mismo a ser Dios (2 Tes. 2:1–4; cf. Mateo 24:3–12).

La palabra traducida como “rebelión” en este pasaje es la palabra griega apostasía, que significa un estado de separación de la verdadera fe (véase también Mateo 24:5).

Ver este pasaje como una profecía de caída completa de los primeros cristianos, los no católicos afirman que el cristianismo pasó a la clandestinidad o desapareció completamente durante el período temprano de la Iglesia, sólo para resurgir como su grupo en una fecha posterior.

En realidad, Pablo imagina acontecimientos —incluida una apostasía de algún tamaño— que precederán a la segunda venida de Cristo.

Los católicos reconocen que estas cosas pasaran. El Catecismo dice: “Antes de que Cristo venga la Iglesia debe pasar por una prueba final que sacudirá la fe de muchos creyentes” (675).

Eso es todo. Pablo no prevé una caída completa aquí, ni prevé un evento sin asociar con el final de hora.

Sin duda sabía que tal apostasía sería contrariamente a las promesas de Cristo:

  • “Construiré mi Iglesia, y los poderes de la muerte no prevalecerá contra ella” (Mateo 16:18).
  • “Estoy con ustedes siempre, hasta el final de la era” (Matt. 28:20).
  • “El Padre les dará otro Consejero para estar con ustedes para siempre” (Juan 14:16).

De hecho, las propias palabras de Pablo en otros lugares sugieren que una “Gran Apostasía” era lo más alejado de su mente.

“Ahora a aquel que por el poder en el trabajo dentro de nosotros es capaz de hacer mucho más abundantemente que todo lo que pedir o pensar, ser gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús a todas las generaciones, por siempre y para siempre Amén” (Ef. :20–21).

Aquí está claro que Pablo imagina la gloria en la Iglesia por siempre y para siempre.

Por lo tanto, Jesús no sólo promete que un evento como una “Gran Apostasía” nunca le sucederá a su Iglesia, pero Pablo claramente no imagina lo que los no católicos imaginan que hace.

Además, si una “Gran Apostasía” supuestamente sucedió en la Iglesia primitiva, ¿dónde está la evidencia para ello?

La verdad es que no hay absolutamente ninguna evidencia para ello.

Los no católicos en sí mismos tienen dificultades para llegar a cualquier cosa que se asemeje a la documentación histórica de la misma.

Por el contrario, los Padres de la Iglesia, consejos tempranos, y otros escritos cristianos de la iglesia primitiva proporcionan pruebas irrefutables de que una “Gran Apostasía” no se produjo en ningún momento.

Del nombramiento de Pedro como primer Papa (Mateo 16:18) al Papa Francisco, son 264 sucesores, la cadena de sucesión no deja lugar a una Gran Apostasía.

Del mismo modo, todos los obispos de la Iglesia de hoy en día son sucesor de un apóstol.

La Gran Apostasía es simplemente un mito.

De hecho, el Concilio Vaticano II enseñó: Esa misión divina, confiada por Cristo a los apóstoles, durará hasta el fin del mundo, ya que el Evangelio que deben enseñar es para siempre la fuente de toda vida para la Iglesia.

Y por esta razón los apóstoles, nombrados como gobernantes en esta sociedad, tomó para designar sucesores (Lumen Gentium 20).

Los cristianos tienen una gran deuda de gratitud, de hecho, a la Iglesia primitiva —a Jesús, Pedro, los apóstoles y más allá— por mantener y entregar la Fe cristiana.

20 ¿Cómo aprendo más acerca de la Iglesia primitiva ¿Padres, escritos cristianos y consejos?

Dado el material presentado aquí sobre: Que sabes sobre la iglesia primitiva, no puede haber la duda fundada de que la Iglesia temprana evidencia los comienzos divinamente guiados de la única, santa, católica, y la Iglesia apostólica —la Iglesia Católica— que Jesús fundó.

Esta evidencia, sin embargo, sólo se rasca la superficie de la plétora que existe hasta el día de hoy.

Para los lectores que desean profundizar aún más en los primeros siglos de la Iglesia, a continuación se presentan sugerencias para empezar.

Los Padres Apostólicos:

  • Primeros escritos cristianos, editado por Maxwell Staniforth y Andrew Louth

Los Padres de la Iglesia:

  • Padres de la Iglesia: De Clemente de Roma a Agustín por el Papa Benedicto XVI
  • Padres y Maestros de la Iglesia: De San León el Grande a Pedro Lombardo por el Papa Benedicto XVI
  • Los padres saben mejor de Jimmy Akin
  • La fe de los primeros padres (tres volúmenes), editado por William Jurgens
  • Los Padres Ante-Nicene: Los Escritos de los Padres hasta A.D. 325 (diez volúmenes), editado por Alexander Roberts y James Donaldson
  • Los padres de Nicene y Post-Nicene: Serie I (catorce volúmenes), editado por Philip Schaff y Henry Wace, los padres de Nicene y Post-Nicene: Serie II (catorce volúmenes), editado por Philip Schaff y Henry Wace.

Las tres fuentes de referencia que se acaban de mencionar se conocen comúnmente como “el conjunto de treinta y ocho volúmenes de Padres de la Iglesia.”

Fue publicado hace más de un siglo y sigue siendo uno de los recursos más populares y fácilmente disponibles en la actualidad. Es accesible en línea en este sitio web:

Consejos de la Iglesia:

  • Decretos de los Consejos Ecuménicos (dos volúmenes), editado por Norman P. Tanner, S.J. Textos de fuentes históricas de la enseñanza católica:
  • Heinrich Denzinger: Compendio de Credos, Definiciones y Declaraciones sobre Asuntos de Fe y Morales, editado por Peter Hunermann (edición en inglés editada por Robert Fastiggi y Anne Englund Nash) Historia de la Iglesia:
  • Historia eclesiástica, por Eusebio

#noticiascatolicas2019

También te puede interesar: »San Ignacio de Antioquía

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Compartir

Un comentario en «Que sabes sobre la iglesia primitiva»

Los comentarios están cerrados.