betfury.io
28/02/2024
confesar pecados

Por qué los catolicos confiesan sus pecados a un sacerdote

¿Por qué los Católicos Confiesan sus Pecados a un Sacerdote?

Un amigo cristiano protestante mío quería saber por qué los católicos confiesan sus pecados a un sacerdote en lugar de directamente a Dios. 

Citó 1 Timoteo 2: 5 de la Biblia para explicar que Cristo es el único mediador verdadero entre Dios y el hombre. 


Por lo tanto, sintió que la Iglesia no tenía la autoridad para exigir la confesión de los pecados a un mediador (un sacerdote). 

Aquí mi respuesta a su pregunta.

Bueno, es una pregunta justa, y ciertamente es una pregunta cargada. Y ciertamente es uno que he pensado en mí mismo. 

De lo que se trata es de que Cristo es el único mediador verdadero entre Dios y el hombre. 

Pero cómo logra la mediación es su elección. Al ascender al cielo, Cristo instituyó una iglesia que sería su guía terrenal para todas las naciones. 

Una iglesia que estaría protegida y guiada por el Espíritu Santo, para preservar sus verdades cristianas y guiar a todos los hombres a Jesús para su salvación. 

Esencialmente, aquí es de donde vino la Iglesia Católica.

Fue fundado en Pedro, el primero de los papas. 

En el evangelio de Mateo, Jesús le dice a Simón después de su confesión de fe:

Por qué los Católicos Confiesan sus Pecados a un Sacerdote



“Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque la carne y la sangre no te han revelado esto, sino mi padre celestial. 

Y así te digo que eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia y las puertas del inframundo no prevalecerá contra él. 

Te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo; y todo lo que desates en la tierra será desatado en el cielo “. Mateo 16: 17-19

Básicamente, en este pasaje Jesús hace algo curioso. Él cambia el nombre de Simón a Pedro. 

Pedro tradujo al arameo (el lenguaje de Jesús y sus apóstoles) es Kepha, o roca.

Entonces, lo que hizo Jesús fue decir que Pedro es la roca. 

No cualquier roca, sino la roca sobre la cual construirá su iglesia. 

Jesús también dice que la iglesia sería infalible y preservaría sus verdades cuando diga “las puertas del inframundo no prevalecerán contra ella …” (conocer la verdad del cristianismo ciertamente es necesario para ser salvo). 

También le da a Pedro poderes vinculantes y desatadores, así como las llaves del cielo (símbolos fuertes de autoridad), lo que le da a Pedro la máxima autoridad de enseñanza sobre la iglesia. 

Para preservar esta autoridad y dar el don de enseñar a la iglesia, tenía que ser preservada del error en el futuro.

La verdadera capacidad de interpretar las Escrituras y preservar las enseñanzas de Cristo solo es totalmente posible dentro de la Iglesia Católica. 

Esto se evidencia por la amplia gama de protestantismo, que contiene una gran cantidad de enseñanzas contradictorias.

(Un ejemplo es la necesidad del bautismo) a pesar de que todos afirman estar interpretando la Biblia correctamente. 

Aunque existe mucha verdad en otras religiones cristianas, la única verdad infalible se encuentra dentro de la Biblia y las Tradiciones de la Iglesia Católica. 

Si Cristo no hubiera establecido una iglesia apostólica viviente y de enseñanza, ¿cómo podríamos entender adecuadamente las doctrinas de la Biblia? 

Tenga en cuenta que 2 Pedro 1:20 dice “sepa esto antes que nada, que no hay profecía de las Escrituras que sea una cuestión de interpretación personal”. 

E incluso el eunuco etíope en su camino a Damasco mientras intentaba interpretar las Escrituras pide la ayuda de Felipe (que es ordenado sacerdote en Hechos 6: 5). 

“Felipe corrió y lo escuchó leer al profeta Isaías y dijo:” ¿Entiendes lo que estás leyendo? “Él respondió:” ¿Cómo puedo, a menos que alguien me instruya? “(Hechos 8: 30-31).

Por lo tanto, la iglesia tiene la autoridad enseñar adecuadamente las doctrinas de la fe para nuestra salvación. 

Es por eso que soy católico. 

Porque sin la Iglesia no puedo estar seguro de que las enseñanzas de Cristo se estén preservando adecuadamente. 

Si lees al Padre de la Iglesia, sus escritos se correlacionan con los puntos de vista católicos sobre un sacerdocio ministerial, los sacramentos y muchas otras doctrinas católicas. 

Los primeros cristianos fueron católicos. Hechos 6:

Al final, es la autoridad de enseñanza divinamente ordenada de la Iglesia la que me asegura la validez y la necesidad de los sacramentos cristianos; especialmente el de la confesión.   

El sacramento de la reconciliación (confesión), enseña la Iglesia, es el medio normativo y necesario por el cual un cristiano recibe el perdón de Dios.   

La eficacia de la confesión se deriva de la muerte sacrificial de Cristo en la cruz, donde sirvió como el sustituto divino de nuestras transgresiones.   

La Iglesia no solo enseña la necesidad de una confesión regular, sino que la Biblia también registra la institución del sacramento de Cristo después de su resurrección de entre los muertos cuando apareció por primera vez a la asamblea de apóstoles (Juan20:19-23): 

En la tarde del primer día de la semana, (Domingo) cuando las puertas estaban cerradas, donde estaban los discípulos, por temor a los judíos, Jesús vino y se paró en medio de ellos y les dijo: “La paz sea con ustedes”.   

Cuando hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado.   

Los discípulos se regocijaron cuando vieron al Señor.   

Jesús les dijo nuevamente: “La paz sea con ustedes”.   

Como el Padre me ha enviado, yo también te envío a ti.   

Y cuando dijo esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.   

Los pecados que perdonas se les perdonan, y los pecados que retienes se retienen . 

Este momento, cuando Jesús respiró sobre sus apóstoles, constituyó tanto la institución del sacerdocio ministerial católico como el sacramento de la confesión.   

Cristo dio a sus primeros sacerdotes, los apóstoles, la autoridad para perdonar y retener los pecados.   

Tenía la intención de que todo pecado fuera perdonado a través de la Iglesia mediante la confesión auditiva de los pecados a los sacerdotes.   

Debemos darnos cuenta de que en las Sagradas Escrituras Dios sopló sobre el hombre solo dos veces:

Una vez cuando inspiró vida en el barro de la tierra para crear al hombre (Génesis 2: 7) y la segunda vez cuando inspiró la vida de gracia en su Iglesia.   

Ambas instancias fueron la de un momento íntimo y fascinante entre Dios y el hombre.  

Está claro que la capacidad de perdonar y retener el pecado dado a los apóstoles, requiere que cada uno de nosotros (incluso hasta el día de hoy) confesemos nuestros pecados a los sacerdotes de la Iglesia para que nuestros pecados puedan ser perdonados o retenidos. 

Como bien sabía Cristo, la confesión de pecados a un sacerdote requiere humildad, confianza en Dios y en la Iglesia, y contrición de corazón.   

La confesión de pecados a un sacerdote nos da la seguridad de que nuestros pecados son perdonados, aunque no seamos perfectamente penitentes.   

Porque eso es lo que Dios requiere fuera de los límites de la confesión sacramental: un hombre que acude directamente a Dios para que le perdone el pecado puede ser perdonado, pero solo si está perfectamente arrepentido y resuelto a no pecar más.   

Aquellos que están fuera de la Iglesia por nacimiento y por circunstancias aún pueden ser salvados y perdonados de pecados, pero solo si son perfectamente penitentes y desconocen la institución divina de la Iglesia.   

Un católico que no consentirá en una confesión sacramental, es el hombre por el que la Iglesia más sufre.   

Tiene todos los instrumentos de salvación puestos a sus pies, pero no pondrá su orgullo al pie de la Cruz para recogerlos. 

Sé que la confesión sacramental a menudo parece un acto aterrador y humillante para quienes han descuidado el sacramento durante muchos años.   

Yo mismo, después de decidir regresar a la comunión plena con la Iglesia, tuve que soportar un momento de decisión en el que dejé mi orgullo y regresé al confesionario.   

Descubrí que el sacerdote era compasivo, gentil y acogedor.   

Se dio cuenta de que mi presencia allí fue un acto de la gracia de Dios.   

Ningún sacerdote jamás condenará a un hombre penitente; y desde entonces siempre he encontrado que esta es la regla.   

Con el tiempo, las confesiones se vuelven menos aterradoras; pero siempre requieren un poco de humildad y resolución.   

Sin embargo, nada en el mundo puede compararse con la alegría del alma después de una buena confesión.  

El velo del pecado se cae y la luz de la gracia llena el alma.   

Al final, nada en el mundo es tan valioso como el perdón de los pecados a través del Sacramento de la Reconciliación.


Compartir

2 comentarios en «Por qué los catolicos confiesan sus pecados a un sacerdote»

  1. I like the helpful information you supply in your articles.
    I’ll bookmark your blog and take a look at once more right here frequently.

    I’m reasonably sure I’ll learn a lot of new stuff proper right here!
    Good luck for the next!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Optimized by Optimole